Ofensiva militar forma de llegar a la paz

El presidente Juan Manuel Santos le ordenó el sábado a la nueva cúpula militar que juramentó, mantener la ofensiva en contra la guerrilla porque dijo era la forma más rápida de llegar a la paz.

Santos además replicó al jefe de las FARC, Timoleón Jiménez o Timochenko, al decir que las condiciones para iniciar los diálogos de paz siempre fueron las mismas: que no hay cese al fuego y los rebeldes siguen siendo objetivo de los militares.

"Espero de corazón que podamos terminar esta guerra lo más pronto posible, pero para terminarla y para terminarla lo más pronto posible es necesario continuar la ofensiva, no bajar la guardia porque es la forma de finiquitar pronto este conflicto", dijo Santos. "Si bajamos la guardia, el conflicto se prolonga", añadió en el acto de posesión de los nuevos comandantes de las fuerzas militares.

Santos, en cuyo gobierno se inició a fines del 2012 un cuarto intento de negociar la paz con las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la guerrilla más antigua del hemisferio con casi 50 años de insurgencia; dijo que precisamente "por los engaños que (los guerrilleros) nos hecho en el pasado" es que no accede a que los diálogos de paz se hagan en medio de un cese de hostilidades.

"Esas fueron las condiciones desde el primer día en que iniciamos estos diálogos, no va a haber cese al fuego... hasta el día en que firmemos", indicó el mandatario, quien ya en el pasado ha destacado que en otros fallidos procesos de paz, los rebeldes aprovecharon ceses de hostilidades para fortalecer su capacidad de ataque y realizar secuestros.

Esta semana en un comunicado divulgado en la página de internet de las FARC, Timochenko, cuyo verdadero nombre es Rodrigo Londoño Echeverry, se quejó porque tanto Santos como su ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón no contribuían a un buen clima a los diálogos de paz, que se realizan en La Habana, al sostener que el máximo jefe rebelde seguía siendo un objetivo de la fuerza pública.

"Soy el más interesado en firmar ese acuerdo (de paz) lo más pronto posible porque podremos ahorrar muchísimas vidas, muchísima sangre", agregó el mandatario en el acto celebrado en la escuela militar. "Pero mientras tanto, por los engaños que nos han hecho en el pasado, no vamos a bajar la guardia en ningún sentido...esa es la forma de llegar a la paz".

Poco antes, en otro acto pero de juramentación del nuevo director de la policía, general Rodolfo Palomino, Santos hizo referencia a un paro anunciado para el próximo lunes por parte de gremios como el de camioneros de carga, trabajadores de la salud y sectores agrícolas y dijo que si bien respetaban la protesta social, las autoridades no tolerarían bloqueos viales ni actos de violencia.

"Los que quieran protestar pacíficamente les garantizamos que sus derechos serán respetados, pero cuando comiencen a infringir los derechos de otros, ahí seremos implacables", advirtió Santos. Según las leyes colombianas, una persona puede ser castiga con mínimo 24 meses de prisión en caso de obstaculizar de manera ilegal vías o medios de transporte.