Millones de estadounidenses vieron EEUU-Portugal

El partido que Portugal le empató a Estados Unidos 2-2 cuando el encuentro agonizaba es seguramente el partido de fútbol que mayor audiencia ha tenido en Estados Unidos en toda su historia.

Confirma además, y de manera inequívoca, la creciente popularidad del fútbol en un país que no ha acogido a este deporte con la misma velocidad que lo ha hecho el resto del mundo.

La encuestadora Nielsen aseguró que el juego del domingo fue visto por un promedio de 24,7 millones de espectadores en los canales ESPN y Univisión. La cifra coincide con los 24,7 millones de espectadores estadounidenses que vieron la final de la Copa del Mundo de 2010 entre España y Holanda.

Pero ESPN dijo que 490.000 personas más vieron el juego en sus dispositivos móviles usando una de las aplicaciones que ha desarrollado la compañía. Las cifras de quienes vieron el partido vía 'streaming' (conectados a internet) en 2010 no fueron entregadas de inmediato a The Associated Press, pero es muy poco probable que fueran más altas que las del domingo porque las aplicaciones no eran tan sofisticadas cuando España derrotó a Holanda y se alzó con la Copa Mundo entonces.

Muchos factores se conjuraron para que éste partido fuese tan popular. Fue un encuentro emocionante. Había mucho interés por el equipo estadounidense porque había derrotado a Ghana en el cotejo anterior y porque la audiencia general de la Copa Mundial ha sido alta, en términos generales.

También estaba el hecho de que el partido se jugó un domingo por la tarde y que muchos tenían estadounidenses tenían el tiempo para verlo.

"Esto indica que un grupo grande de nuestra audiencia está realmente siguiendo la Copa del Mundo, lo que realmente es genial", dijo Scott Guglielmino, Vicepresidente Senior de programación de ESPN.

Guglielmino dijo que siempre le divertía cada que le preguntaban cuando el fútbol iba a ser considerado como uno de los grandes deportes de Estados Unidos. Ahora, es poco probable que le vuelvan a preguntar lo mismo.

Los jugadores del seleccionado estadounidense han sentido el apoyo de sus compatriotas en casa y en los estadios de Brasil donde han jugado. Y lo aprecian. En Estados Unidos, grupos de amigos y de fanáticos se han reunido en bares, parques públicos, cines y otros lugares desde que inició el torneo el pasado 12 de junio.

"Cuando llegamos al hotel y nos enteramos de que en el Grant Park de Chicago unos 10.000 aficionados se reunieron a ver el partido y que amigos y familiares nos enviaron imágenes y vídeos de lo que está pasando, no puede más que motivante para nosotros porque queremos que cada persona que nos esté mirando en casa esté orgulloso de nosotros y orgulloso de ver a nuestro equipo", dijo el mediocampista del combinado estadounidense, Michael Bradley.

La afición por el fútbol ha crecido de manera constante desde que Estados Unidos fue sede de la Copa del Mundo en 1994. "La gente sabe quiénes son nuestros jugadores, la gente sabe lo que está pasando, se emociona cuando ve los partidos y apoya a su equipo, a su país", dijo Bradley. "Creo que como jugadores no podemos pedir nada más".

Otro mediocampista de ese equipo, Alejandro Bedoya, dice que constantemente está monitoreando las redes sociales para ver la atención que su equipo genera entre sus aficionados.

"Es impresionante ver esto y que seamos parte de este movimiento de gente que ve el fútbol que, asumo, está creciendo en Estados Unidos", dice Bedoya. "Es realmente genial y estoy seguro que todos en el equipo nos alimentamos de esa energía. Es muy agradable ver esto".

En los 32 partidos que se han jugado hasta el domingo, la audiencia del Mundial para ESPN ha sido de 4,3 millones de espectadores, en promedio. Esto constituye el 50 por ciento de los casi 2,9 millones de personas que siguieron todos los partidos de la Copa del Mundo en 2010.

El partido del domingo fue, de hecho, el acontecimiento deportivo más visto en ESPN en Estados Unidos a excepción de los encuentros de fútbol americano.

La audiencia también ha crecido rápidamente para la cadena hispana de televisión Univisión, donde el fútbol ha sido el deporte más importante para su audiencia. Los 6,5 millones de personas que vieron el partido de Estados Unidos contra Portugal el domingo representaron la mayor cantidad de personas que hayan visto un partido de la selección estadounidense en la historia de la cadena.

En términos general, Univisión dice que un promedio de 3,4 millones de personas han visto los 32 partidos del Mundial de Brasil jugados hasta el domingo, en comparación con los 2,3 millones que lo hicieron para todos los partidos del Mundial de 2010 de Suráfrica.

Muchas personas que viven en Estados Unidos y que tienen raíces latinoamericanas se han acostumbrado a seguir los partidos de su país de origen en Univisión. Estados Unidos se ha convertido en su segundo equipo favorito, dijo Juan Carlos Ramírez, presidente de Univisión Deportes.

Según los reportes de Univisión, las ciudades en las que se han visto más los partidos que la cadena transmite tienen alta concentración de latinos: Los Ángeles (mayoría de inmigrantes de México), Miami (mayoría de inmigración cubana con alta concentración de colombianos y venezolanos), Houston y Dallas (mayoría de inmigrantes mexicanos), entre los adultos entre 18 a 49 años.

Entre los adultos entre 18 a 34 años, las principales ciudades son Miami y Houston.

Ambas cadenas han invertido cuantiosas sumas de dinero para mantener vivo el interés por la Copa del Mundo puesto que los buenos ratings se traducen en grandes ganancias. ESPN empezó a televisar las eliminatorias al Mundial y se ha beneficiado del interés que ha generado las ligas europeas de fútbol entre sus televidentes.

Univisión, por su parte, lanzó una cadena deportiva que transmite las 24 horas y en la que el fútbol es el principal tema de conversación.

Los jugadores han hecho su parte también. La Copa Mundo ha tenido un montón de buenos partidos, un promedio de gol más alto de lo que a menudo se ve en un Mundial, y con encuentros que se juegan el todo por el todo, dijo Rodríguez.

"Es una combinación de muchas cosas buenas", dijo. "Los planetas se están alineando"

A nivel mundial, varios partidos de la Copa del Mundo han sido calificados como los eventos deportivos más vistos en muchos de los países participantes para este año. Esto incluye los 42,9 millones de personas que en Brasil vieron el partido inaugural de su equipo contra Croacia; los 34,1 millones de personas que vieron a Japón jugar contra Costa de Marfil, y los 26,4 millones de aficionados de Alemania que vieron a su equipo derrotar a Portugal, según la FIFA.

En una semana, Facebook ha visto a más gente interactuar sobre el Mundial de lo que sucedió en los Juegos Olímpicos de invierno de Sochi, el Super Bowl y los premios Oscar sumados.

Twitter no ha publicado las cifras globales sobre la actividad de sus usuarios durante la Copa Mundo, pero dijo que los dos partidos que han generado la mayoría de la actividad en su sitio han implicado a un partido donde jugó Brasil. El juego contra Croacia generó 12,2 millones de tuits y en el partido contra México hubo ocho millones 950 mil tuits.

El gol de Portugal en el último minuto del partido contra Estados Unidos pudo haber decepcionado a muchos aficionados de Estados Unidos pero no a los ejecutivos de la televisión. Para ellos significa que el partido que Estados Unidos juegue contra Alemania el jueves no va a ser intrascendente sino que es probable que decida si el equipo avanza a la ronda de octavos.

Como el encuentro se juega durante el día es poco probable que los ratings sean iguales a los del partido de Portugal versus Estados Unidos. Pero ESPN espera que su aplicación móvil registre un alto número de fanáticos.