Aprovechan mundial para abogar por reforma

Para captar la atención de los fanáticos del mundial de fútbol y redirigir la energía de los hispanos hacia la reforma migratoria, un equipo de activistas visitará oficinas de congresistas en California, uniformados con camisetas deportivas y armados con tarjetas amarillas y rojas.

La gira de los 11 jugadores inmigrantes, que llevarán ese número en su espalda en representación de los 11 millones de personas que viven en el país de manera ilegal, tendrá como fin promover una reforma migratoria, dijo Jorge Mario Cabrera, portavoz de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes en Los Angeles, que organiza la movilización.

Los activistas, que incluyen a menores, amas de casa y dreamers, viajarán en un autobús y pararán en ocho oficinas del sur y centro del estado.

"Tenemos que redirigir (la pasión del fútbol) para que no se olviden de la reforma y de los niños que están llegando solos al país", dijo la dreamer hondureña Jennifer Soto, quien juega fútbol en varios equipos y ligas locales.

Soto hacía referencia de la crisis humanitaria de niños ingresando solos al país de manera ilegal. Tan sólo en los últimos ocho meses han ingresado sin autorización unos 35.000 menores, de acuerdo con la Policía de Aduanas y Frontera.

El presidente Barack Obama ha dicho el asunto es una "situación humanitaria urgente" y ha ordenado a la Agencia Federal de Administración de Emergencias que coordine la ayuda para los menores.

La primera parada será este sábado en Bakersfield, en la oficina de Kevin McCarthy, recientemente elegido como líder de la bancada republicana.

A McCarthy y otros legisladores como Howard McKeon, Gary Miller y Ed Royce les sacarán la tarjeta amarilla y les pedirán que apoyen la reforma migratoria, agregó Cabrera. La roja será para el presidente Barack Obama y el Congreso, por no poner solución al problema migratorio, añadió.

El Congreso mantiene en el limbo a la reforma migratoria ya que la mayoría republicana en la Cámara de Representantes se ha negado a debatir un proyecto aprobado hace un año por el Senado, de mayoría demócrata.

Ante la falta de acción en el Congreso, inmigrantes y activistas han aumentado su presión para que la Casa Blanca suspenda más deportaciones vía administrativa, alegando que afecta desproporcionadamente a familias hispanas.

---

El reportero de la AP Luis Alonso Lugo contribuyó a este despacho desde Washington.

---

E.J. Támara está en Twitter como https://www.twitter.com/EJTamara