Sudán libera a mujer condenada a muerte

Una mujer sudanesa sentenciada a muerte por apostasía quedó en libertad el lunes por orden de un tribunal de Jartum y se reunió con su esposo cristiano, informaron su abogado y la prensa estatal.

La agencia estatal de noticias SUNA dijo que la Corte de Casación anuló la sentencia de muerte contra Meriam Ibrahim, de 27 años, después que abogados defensores presentaron sus alegatos. Su abogado, Eman Abdul-Rahim, dijo a The Associated Press que Ibrahim dejó la prisión y estaba con su esposo. Su hijo de 18 meses, Martin, había estado con ella en la cárcel, donde el mes pasado dio a luz a un segundo hijo.

Ibrahim, cuyo padre era musulmán pero que fue criada por su madre cristiana, fue condenada por apostasía por casarse con un cristiano. El código penal sudanés prohíbe a los musulmanes convertirse a otras religiones, un delito punible con ejecución.

Como en muchas naciones islamistas, las mujeres musulmanas de Sudán tienen prohibido casarse con hombres que no son musulmanes, aunque los hombres musulmanes pueden casarse con mujeres de otra religión.

Sudán adoptó la ley islámica sharia a principios de la década de 1980 durante el régimen de Jaafar Nimeiri, lo que fue factor en el recrudecimiento de una insurgencia en el sur de Sudán. El sur se separó en 2011 para convertirse en Sudán del Sur.

El presidente sudanés Omar Bashir, un islamista que tomó el poder en un golpe militar en 1989, ha dicho que su país implementará un islam más estricto ahora que el sur no musulmán se ha separado.

Varios sudaneses han sido sentenciados por apostasía en los últimos años, pero todos han escapado a la pena capital al retractarse de su nueva fe.