Defensa de Alemania luce vulnerable

La defensa de Alemania, que lució lenta y poco fiable en el empate 2-2 contra Ghana, tendrá que mejorar considerablemente si los germanos quieren llegar lejos en la Copa del Mundo.

El centro del campo también podría tener algunos ajustes, pero el cuerpo técnico insiste en que está contento con la forma en que el equipo ha jugado hasta ahora.

El asistente técnico Hansi Flicks dijo el lunes que el capitán Philipp Lahm seguirá jugando en el mediocampo, y no regresará a su posición natural como lateral derecho, una medida que reforzaría la defensa. Lahm no convenció contra Ghana, y perdió un balón antes de que los africanos anotaran el segundo gol.

"Lo vemos en el mediocampo, nos da orden y equilibrio", afirmó Flick.

Alemania juega el jueves contra Estados Unidos en Recife, y un empate le basta a ambos equipos para avanzar. En ese caso Alemania ganaría el grupo por la diferencia de goles, gracias a su victoria 4-0 sobre Portugal. Pero Flick aseguró que los germanos no se conformarían con el empate.

"Vamos a jugar para ganar, queremos ser primeros del grupo", pronosticó Flick.

El seleccionador Joachim Loew ha estado utilizando cuatro centrales en la defensa, para poder desplazar a Lahm al centro del campo. Jerome Boateng ha sido el lateral derecho y Benedikt Hoewedes el izquierdo, ambos fuera de su posición habitual. Mats Hummels y Per Mertesacker no han jugado a menudo uno al lado del otro en el centro de la defensa, y por momentos se han visto descoordinados.

Por su parte, Shkodran Mustafi lució lento en el primer gol de Ghana, luego de ingresar como sustituto de Boateng.

"Estábamos perdiendo contra Ghana y tuvimos que atacar. Incluso después de que empatamos el partido seguimos atacando porque queríamos ganar y es entonces cuando te expones", valoró el lunes Hummels. "Cuando tenemos un buen desempeño, podemos controlar al oponente. Pero no debemos perder el balón tan a menudo, tenemos que ser dominantes, tanto cuando tenemos el balón como cuando no lo tenemos".

Después de golear 4-0 Portugal, Alemania lució vulnerable ante los contraataques de Ghana y la defensa tuvo problemas para hacer frente a la velocidad de los africanos.

"Podríamos haber deseado más estabilidad", apuntó Hummels.

El central admitió que hubo discusiones entre los jugadores acerca de las posiciones, pero "es más o menos irrelevante para nosotros donde juega Lahm".

Si el capitán regresara al lateral derecho, Bastian Schweinsteiger podría entrar como volante de recuperación. Schweinsteiger jugó bien cuando salió desde la banca frente a Ghana.

Mesut Oezil ha sido ineficaz como volante ofensivo, mientras que Sami Khedira todavía está buscando su mejor forma después de haber estado parado durante seis meses por una lesión de rodilla. Khedira y Boateng ya obtuvieron luz verde para volver a entrenar, después de haber salido tocados del juego contra Ghana.

Flick no dio ninguna señal en cuanto a si el único delantero centro del plantel alemán, Miroslav Klose, podría tener un papel más importante. Klose anotó el gol del empate contra Ghana menos de dos minutos después de entrar al terreno de juego, un tanto con el que también empató el récord de 15 dianas en los mundiales, que ahora comparte con el brasileño Ronaldo.

Alemania también podría recurrir a otro delantero, Lukas Podolski, que tuvo buenas actuaciones en dos partidos de preparación antes del Mundial.

"Estamos contentos de que tenemos tantas opciones", señaló Flick.

Alemania siempre parece estar a punto de anotar, pero cuando su defensa está bajo presión también parece lista para conceder un gol en cualquier momento.