Colombia busca confirmar primer lugar ante Japón

Colombia ya hizo la tarea, justificó su estatus de cabeza de serie y ahora le queda decidir si da descanso a algunos de sus titulares habituales. A los dirigidos por José Pekerman les basta el martes un empate en su último duelo de primera ronda, contra Japón en Cuiabá, para amarrar el primer lugar del Grupo C de la Copa del Mundo.

En su primer Mundial luego de 16 años, los colombianos resolvieron sin complicaciones su clasificación en sus dos primeras salidas, sendas victorias 3-0 sobre Grecia y 2-1 contra Costa de Marfil. Con eso ya se aseguraron de al menos igualar su mejor actuación mundialista, los octavos de final de Italia 90.

Todo un cambio de escenario para una selección que aspira a ser protagonista tras su brillante eliminatoria, pero que llegó a Brasil en medio de la incertidumbre por la baja de varias figuras clave a causa de lesiones, particularmente su goleador Radamel Falcao.

"Hay con qué crecer", asegura Pekerman. "Tenemos muchos jugadores jóvenes y están aprendiendo para tener un mejor nivel en el equipo".

La selección ha conseguido sobreponerse a los contratiempos con el aporte de sus talentosos volantes: un brillante James Rodríguez que ya suma dos goles, su socio Juan Cuadrado que acumula tres asistencias, y un hambriento Juan Quintero que marcó el segundo contra los marfileños después de entrar como suplente.

Enfrente tendrá al Japón del técnico italiano Alberto Zaccheroni, que llegó con grandes expectativas pero ahora, tras una derrota y un empate, necesita imperiosamente una victoria en su última salida para evitar la eliminación, además de que Costa de Marfil no derrote a Grecia.

Los sudamericanos todavía tienen un considerable arsenal esperando en el banquillo. Con el pase a octavos en el bolsillo, Pekerman debe decidir si hace cambios en el equipo titular de los dos primeros partidos para dosificar el plantel.

De entrada, el volante de recuperación Carlos Sánchez ya vio una tarjeta amarilla, de modo que podría ir al banco para evitar que llegue suspendido a los octavos de final.

El técnico argentino cuenta con varias opciones para refrescar el mediocampo. Quintero, con 21 años uno de los más jóvenes del plantel, podría ir desde el arranque, así como Fredy Guarín, del Inter de Milán, que aún no debuta en Brasil.

"Disponible para salir al nivel que está el equipo", ha dicho Guarín, que estuvo inhabilitado para el estreno ante Grecia por la expulsión en el último partido de eliminatorias contra Paraguay. "Estoy con muchas ganas, esperando ese momento".

El capitán Mario Yepes, destacado en los duelos contra los delanteros griegos y marfileños, es otro de los candidatos a descansar, pues ha sufrido molestias musculares y a sus 38 años bien podría evitarse el desgaste del tercer partido. Su salida podría darle la oportunidad a otro joven de 21 años, Eder Alvarez Balanta, defensa de River Plate.

Pero es otro ilustre veterano el que podría acaparar los reflectores. El portero suplente Faryd Mondragón, que cumplió 43 años en Brasil, podría convertirse en el jugador de mayor edad en actuar en un Mundial si Pekerman decide encomendarle el arco frente a Japón, pues desplazaría al camerunés Roger Milla, quien jugó a sus 42 en Estados Unidos 1994.

"Uno nunca sabe cuándo le toca; por eso toca estar preparado, por eso los 23 estamos listos", dijo Mondragón el día de su cumpleaños, el sábado pasado.

El experimentado arquero fue el titular de Colombia en Francia 1998 y era el único miembro del plantel que había disputado una Copa del Mundo.

Colombia es primera de la llave con seis puntos, mientras Costa de Marfil suma tres y Grecia y Japón cierran con uno.

Únicamente el equipo africano podría alcanzar a los colombianos. Pero los marfileños no solamente necesitarían derrotar a Grecia en Fortaleza y que Colombia cayera ante Japón, sino que además esos resultados fueran suficientemente abultados para contrarrestar la actual diferencia de cuatro goles.

Colombia se medirá en octavos con un rival que saldrá entre Uruguay, Italia y Costa Rica.

El primer lugar del Grupo C podría ser un regalo envenenado, pues en la próxima fase se medirá con el segundo del D, que probablemente se definirá entre charrúas e italianos, dos ex campeones del mundo. La sorprendente Costa Rica del técnico colombiano Jorge Luis Pinto llega con ventaja para quedar en lo más alto. Un empate frente a la eliminada Inglaterra le bastaría a los ticos para asegurar el primer lugar de su llave.

Si no consigue avanzar, Japón, el campeón de Asia, confirmaría el fiasco de los equipos de su confederación en Brasil, donde aún no consiguen su primera victoria. Australia ya está eliminada tras dos derrotas, mientras Irán y Corea del Sur, con apenas un punto, tienen escasas posibilidades de clasificarse.