Gobierno y agricultores enfrentados por mapuches

El gobierno chileno y los agricultores afincados en zonas indígenas están enfrentados por la demanda de devolución de tierras ancestrales que por décadas mantienen grupos mapuches en el sur de Chile.

Ante la política de devolución de tierras que impulsa la administración de Michelle Bachelet, dirigentes gremiales de la región de La Araucanía, 670 kilómetros al sur de Santiago, advirtieron el domingo que no están dispuestos a ceder sus terrenos.

Juan de Dios Fuentes, propietario del fundo Centenario de Ercilla, criticó las declaraciones del intendente (gobernador) Francisco Huenchumilla, quien dijo el sábado que sin la devolución de tierras no se podrá resolver el centenario conflicto.

"Lo que está haciendo (el intendente) es un claro llamado a la toma de los predios y, por lo tanto, a la violencia que eso conlleva", afirmó al diario El Mercurio. "Él debe dar un paso al costado y que le quede claro: nuestras tierras no las vamos a entregar", subrayó el agricultor.

Los mapuche son la principal etnia indígena en Chile, y la mayor cantidad de sus habitantes se concentran en La Araucanía, región epicentro del conflicto y altamente militarizada.

Allí, la policía mató por la espalda a un joven mapuche tras la quema de un fundo, y un grupo de encapuchados quemó vivo a un matrimonio de ancianos terratenientes.

El gobierno se comprometió a no aplicar la ley Antiterrorista a los mapuches que cometan crímenes asociados a su reivindicación, cuestión que reafirmó el jueves ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, cuando rindió el Examen Periódico Universal.

Ante los miembros del Consejo, también se comprometió a avanzar en el reconocimiento constitucional de los pueblos indígenas y velar por el respeto de sus derechos humanos.

En esa línea, el gobierno ha dicho que la restitución de tierras a las comunidades mapuches es una forma de pagar "una deuda histórica" del Estado con los pueblos originarios.

Huenchumilla, de origen mapuche, señaló que "no bastan las tareas convencionales" para solucionar el conflicto y enfatizó que "mientras el Estado no tome una política de devolución de tierras, esto no se va a solucionar".

Añadió que hay sectores donde viven 80 familias en 120 hectáreas. En contraste, "un connotado empresario de Santiago" puede tener un fundo de 2.000 hectáreas que visita pocas veces al año para vacacionar.

"Esto no tiene vuelta. Tienen que entender que deben entregar su fundo, porque esa es una injusticia total y absoluta", dijo el funcionario.

Fuentes señaló que los agricultores no comprenden si la postura del intendente apunta a "futuras expropiaciones o extorsiones para vender, como lo que ha ocurrido en los últimos 10 años". Además consideró los dichos del intendente como "absolutamente incendiarios y jurídicamente insostenibles".

"Dan cuenta de una persona que tiene un resentimiento enorme guardado", señaló.

Por su parte, la Asociación de Víctimas de La Araucanía, recordó que "las personas que tienen los fundos los consiguieron con mucho trabajo y esfuerzo".