Brasil, cauteloso ante eliminado Camerún

Brasil enfrenta lo que debería ser una tarea relativamente sencilla para superar la fase de grupos en la Copa del Mundo que disputa en casa: empatar o vencer frente a un equipo de Camerún prematuramente eliminado.

Pero en un torneo lleno de sorpresas, los jugadores brasileños se muestran cautelosos antes del partido del lunes en Brasilia.

Ellos creen que jugar contra una selección que no tiene nada que perder va a resultar más difícil de lo que la mayoría de la gente espera.

"Nos enfrentaremos a un equipo que llega sin ningún tipo de responsabilidad", dijo el central brasileño David Luiz. "Sus jugadores querrán demostrar que pueden hacerlo mejor de lo que lo hicieron en los dos primeros partidos. Una victoria ante los anfitriones sería como un título para ellos".

Brasil lidera el Grupo A con cuatro puntos en dos partidos de cara a los encuentros decisivos de la primera fase. México también suma cuatro puntos, pero tiene peor diferencia de goles, mientras Croacia, que se mide al 'Tri' el lunes en Recife, tiene tres. Para los anfitriones, las posibilidades van desde ganar el grupo hasta quedar eliminados, dependiendo de los resultados.

"Sabemos que el partido será muy difícil debido a que nuestro rival jugará sin ningún tipo de presión", dijo el lateral Dani Alves. "Ellos no pueden avanzar, pero enfrentan a Brasil, en Brasil, en una Copa del Mundo".

Caer eliminada en esta etapa es impensable para la verdeamarela, un equipo ampliamente considerado como uno de los favoritos para llevarse el título. Además de la ventaja del apoyo de los aficionados, Brasil llegó al Mundial impulsado por su título del año pasado en la Copa Confederaciones, así como victorias en 15 de sus últimos 16 partidos.

Pero después de las tempranas eliminaciones de España e Inglaterra, así como el desempeño de equipos sorpresa como Costa Rica, que derrotó a Uruguay e Italia, los brasileños prefieren no dar nada por sentado.

"Camerún jugará por el orgullo", dijo David Luiz. "Sus jugadores todavía están representando a su nación y van a querer despedirse del Mundial derrotando a los anfitriones. Sabemos que nos enfrentaremos a un equipo que todavía quiere jugar bien".

Camerún comenzó el torneo cayendo 1-0 ante México y 4-0 ante Croacia, mientras Brasil arrancó con una victoria 3-1 sobre los croatas para después conceder un empate sin goles frente a los mexicanos.

"Va a ser otro partido difícil porque sabemos que Camerún todavía tiene un equipo con mucha calidad", dijo Marcelo, el otro lateral brasileño. "Debemos respetarlos".

Los africanos no podrán contar con el volante de recuperación Alex Song, que fue expulsado ante Croacia, y no estaba claro si el delantero Samuel Eto'o, el mejor y más experimentado jugador del plantel, se alcanzaría a recuperar de una lesión en la rodilla derecha.

Para empeorar las cosas, la federación de fútbol de Camerún dijo que aún podría castigar a algunos de los jugadores por un encontronazo al final del partido contra Croacia. Benoit Assou-Ekotto se enfrentó a su compañero Benjamin Moukandjo en lo que la federación describió el viernes en un comunicado como "comportamiento vergonzoso".

"Los recientes actos de violencia que tuvieron lugar durante el partido contra Croacia no reflejan los valores del juego limpio y el respeto promovidos por nuestra federación".

El técnico brasileño Luiz Felipe Scolari podrá contar con el delantero Hulk, que no estaba en plena forma para el partido contra México debido a una molestia muscular en la pierna izquierda.

'Felipao' dijo que sopesaba hacer cambios a la alineación después del empate contra México, pero en la práctica del sábado utilizó el mismo equipo del primer partido del Mundial, con Hulk en el ataque.

Brasil tiene cuatro jugadores amonestados, entre ellos Neymar y el capitán Thiago Silva. Otra tarjeta amarilla contra Camerún los dejaría fuera de los octavos de final, donde despendiendo del desenlace de los grupos Brasil enfrentaría a Chile u Holanda, su némesis de los cuartos de final del Mundial del 2010 en Sudáfrica.