Confiesa en televisión sospechoso ataque Xinjang

La televisión estatal china emitió el domingo la confesión y disculpa de un hombre sospechoso de haber atacado una sala de mahjong (juego de mesa chino) en la región de Xinjang, al oeste de China. El hombre declaró haber sido influenciado por otros miembros de la banda para llevar adelante una guerra santa.

La televisión Central de China identificó al hombre en mandarín como Mu'er Zhati y dijo que la entrevista con el reportero tuvo lugar en un centro de detención local. Mu'er habló en uigur, la lengua de los uigures musulmanes nativa (pronunciado WEE-gur) gente de la región que quiere más autonomía de Pekín. Los extremistas de esta tendencia han sido acusados ??de una serie de ataques contra civiles, entre ellos el atentado a un mercado el mes pasado en el que murieron 43 personas en la capital de Xinjiang, Urumqi.

Según el canal de televisión, Mu'er era uno de los tres asaltantes que entraron en una sala de juegos en la ciudad de Hotan el pasado domingo por la noche y utilizaron hachas para atacar a la gente jugando mahjong. Los jugadores se defendieron con sillas y los tres asaltantes intentaron salir corriendo, pero los jugadores, armados con palos, se lo impidieron y les retuvieron hasta que llegaron las fuerzas de seguridad. Los otros dos atacantes resultaron gravemente heridos y murieron, explicaron anteriormente las autoridades. Cuatro civiles resultaron heridos.

La policía explicó en el mismo programa de televisión que la banda estaba influenciada por vídeos de extremistas religiosos en el extranjero. Mu'er declaró que el jefe de la banda que posteriormente resultó muerto en el ataque le había dicho que si él moría practicando la yihad, o guerra santa, entraría directamente en el cielo.

Mu'er, que apareció con la cabeza vendada, dijo que sentía mucho haber actuado así y que si salía en libertad no volvería a repetirlo, se iría a casa a cuidar de sus padres.

La televisión estatal china a menudo emite imágenes de sospechosos que se disculpan por delitos como el robo o el fraude y también muestra vídeos de los interrogatorios de ciertos individuos de alto perfil. Los críticos dicen que la emisión de estas confesiones antes de que un tribunal juzgue el caso, y a veces antes de que se presenten cargos, interfiere con la ley.

El incidente se engloba en una serie de ataques que hablan de un creciente malestar en la region de Xinjang.

La policía mató a tiros a 13 asaltantes que empotraron un camion contra una comisaría y utilizaron explosivos el sábado en Kashgar, en el suroeste de Xinjang, informaron Fuentes estatales. Tres oficiales de policía resultaron heridos.

El gobierno ha tratado de frenar estos ataques dictando severas condenas para este tipo de extremistas, que según las autoridades están muy organizados y forman parte de grupos terroristas que actúan provocando incendios, cometiendo asesinatos y robos o fabricando explosivos ilegales. A comienzos de mes China ejecutó a 13 personas en Xinjang por este tipo de crímenes.

Los activistas uigures dicen que el resentimiento contra Beijing esta alimentado por la influencia de los colonos de la mayoría Han, la precariedad económica y las restricciones culturales y religiosas que viven.

China asegura que ha hecho una gran inversión en la región para mejorar su economía y calidad de vida.