El Tea Party pierde primarias republicanas en Iowa

En un revés para el tea party y los grupos libertarios en Iowa, los republicanos tradicionales nominaron el sábado a su candidato para un asiento en el congreso de EEUU, en uno de los distritos más disputados de la nación.

La designación de David Young en el tercer distrito de Iowa reflejó los esfuerzos en la corriente principal del partido, que han trabajado desesperadamente para evitar una repetición de las bochornosas derrotas sufridas en las elecciones al congreso en otros estados en 2010 y 2012. También marca un cambio en la influencia de los libertarios, que han controlado el grupo republicano en el congreso en los últimos años.

"Hay un fuerte sentido de pragmatismo en el partido republicano hoy", comentó Doug Gross, veterano asesor del gobernador Terry Branstad y delegado el sábado en la convención para nominar al Congreso.

Young, de 46 años y ex jefe de gabinete del senador Chuck Grassley, se enfrentará a la demócrata Staci Appel, ex senadora del estado, en las generales. Los demócratas necesitan ganar 17 escaños para reconquistar la cámara, un desafío que incluso los líderes demócratas en el Congreso ven considerable.

Young remontó la ventaja inicial del senador Brad Zaun, un legislador con apoyo del tea party al que los demócratas ya estaban criticando por comentarios que consideraban extremos.

El sábado, Zaun dijo que el presidente, Barack Obama, "palidece en comparación" con el presidente Richard Nixon, que dimitió en medio de un escándalo político. Refiriéndose a un mortal atentado terrorista en la delegación estadounidense en Bengasi, Libia, Zaun afirmó: "Este presidente tiene sangre en las manos".

Young se impuso también al secretario de estado Matt Schultz, apoyado por el Tea Party, y el evangélico conservador Bob Cramer. En total se presentaron seis candidatos, incluyendo al ejecutivo del sector de combustibles renovables Monte Shaw y al activista Joe Granadette.