Blackwater: Testigos se habrían puesto de acuerdo

Abogados de los exguardias de seguridad de la agencia Blackwater acusados de matar a 14 iraquíes en Bagdad hace casi siete años están insinuando que los testigos de cargo, orientados por investigadores de la policía iraquí, se han puesto de acuerdo previamente para sus declaraciones.

El gran problema de la defensa es que nadie se ha presentado para dar apoyo a su teoría de que los guardias respondieron a un ataque.

La explicación más aceptada desde los tiroteos del 16 de septiembre de 2007 es que no hubo disparos a los guardias.

La matanza en la Plaza Nisoor resultó ser el episodio más tenebroso de violencia cometida por contratistas durante la guerra en Irak y alentó los sentimientos antiestadounidenses en todo el mundo. El juicio comenzó el 11 de junio, podría durar varios meses y tal vez incluya el mayor número de testigos extranjeros en un juicio penal en Estados Unidos, de acuerdo con el Departamento de Justicia.

El primer testigo, un hombre cuyo hijo de nueve años fue uno de los muertos en la plaza, narró un relato fascinante sobre dinero y contactos entre las familias de las víctimas y un investigador iraquí que indagó en el suceso.

Mohammad Kinani Al-Razzaq lloró sin poder contenerse al hablar de la muerte de su hijo, dejándole al jurado una imagen indeleble de dolor.

Al ser repreguntado al día siguiente. Kinani dijo que la policía iraquí, en un aviso por televisión, invitó a quien tuviera información sobre el incidente que se presentara. Kinani lo hizo y se reunió con el coronel de policía Faris Karim.

Otras personas también se presentaron, declaró Kinani, y añadió que un oficial del ejército estadounidense les dio órdenes de no hablar sobre lo que habían visto.

Los acusados son los exguardias de seguridad Paul Slough, Thomas Connolly, Evan Liberty y Dustin Heard. Los cuatro, miembros de un equipo de Blackwater llamado Raven 23, se han declarado inocentes de la muerte de 14 personas y herir a 18.

En su alegato inicial el miércoles, el abogado defensor Brian Heberlig dijo que había abundantes pruebas de disparos hacia la Plaza Nisoor. Otros miembros de Blackwater sostuvieron, e hicieron constar en la bitácora del radio, que según los guardias estaban recibiendo disparos.

Algunos de los guardias de Blackwater devolvieron el fuego para defenderse, lo cual "no es un delito", dijo Heberlig al jurado.