Bielorrusia libera a activista de derechos humanos

Un prominente defensor de los derechos humanos en Bielorrusia fue excarcelado el sábado, en una medida considerada un gesto del gobernante autoritario del país para mejorar las relaciones con Occidente.

Las autoridades adelantaron 20 meses la libertad a Ales Bialiatski, de 51 años, dirigente del grupo Vyasna de derechos humanos, cuando había cumplido casi tres años de prisión.

Bialiatski fue propuesto al Premio Nobel de la Paz 2012 y recibió diversos galardones internacionales mientras estuvo tras las rejas, entre estos el Premio a los Defensores de los Derechos Humanos 2011 que confiere el Departamento norteamericano de Estado.

El grupo Vyasna ha prestado asistencia jurídica a miles de bielorrusos detenidos o encarcelados por desafiar las políticas autoritarias del presidente Alexander Lukashenko.

Bialiatski fue declarado culpable de evasión fiscal y se le sentenció a cuatro años y medio de cárcel en noviembre de 2011. Los gobiernos occidentales censuraron el juicio y lo consideraron una venganza política.

El dirigente recibió la bienvenida de simpatizantes en una estación ferroviaria en la capital, Minsk, adonde llegó procedente de la ciudad de Bobruisk, donde estaba preso.

"El apoyo internacional y el de casa propició mi excarcelación", declaró Bialiatski a la prensa. "Continuaré haciendo lo que he estado haciendo".

Bialiatski dijo que fue sujeto de un trato "pésimo y brutal" en prisión, incluidos periodos regulares de confinamiento solitario.

Defensores de los derechos humanos dijeron que seis personas continúan presas por su activismo político, entre ellas el ex candidato presidencial Nikolai Statkevich.

Lukashenko y sus colaboradores fueron blanco de sanciones internacionales por el proceder del gobernante contra personalidades de la oposición.

Analistas dijeron que la liberación de Beliatski podría reflejar un intento de Lukashenko de mejorar sus vínculos con Occidente en momentos en que Bielorrusia está disgustada con su socio de mucho tiempo, Rusia, a causa del conflicto en Ucrania.

Lukashenko no comparte la idea que apoya Moscú de autonomía para las regiones ucranianas y en contraste respalda la unidad de Ucrania.

A diferencia del presidente ruso Vladimir Putin, Lukashenko mantiene vínculos con el nuevo gobierno ucraniano y asistió a la toma de protesta del nuevo mandatario ucraniano.

"Lukashenko ha dado una firme señal a Occidente de que está dispuesto a una mejora de las relaciones", dijo el analista político Alexander Kalskovsky, quien reside en Minsk. "Lukashenko muestra que no quiere la dependencia de Rusia".

La portavoz del Departamento norteamericano de Estado, Jen Psaki, aplaudió la excarcelación de Bialiatski y la describió como "un acontecimiento positivo". Psaki reiteró el llamado a Bielorrusia de que ponga en libertad a todos los opositores presos y les restaure sus derechos políticos.

"Estas acciones podrían allanar el camino hacia la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Bielorrusia", dijo Psaki en un comunicado.

"Apoyamos al pueblo bielorruso y reafirmamos nuestra disposición a ayudarlos a construir un Estado europeo democrático, próspero y en verdad independiente", apuntó.