Comisionado del ISR desafía a republicanos

Desafiante ante republicanos escépticos, el jefe del Servicio de Rentas Internas se negó el viernes a disculparse por correos electrónicos perdidos que podrían esclarecer si la agencia recaudadora de impuestos tuvo como blanco al Tea Party y otros grupos antes de las elecciones de 2010 y 2012.

En lugar de ello, el comisionado John Koskinen acusó al presidente de un poderoso comité de la Cámara de Representantes de engañar al público al hacer afirmaciones falsas con base en información incompleta.

La pugna entre una parte y otra no terminó ahí. Más adelante en la audiencia, el legislador Paul Ryan, candidato a la vicepresidencia por el Partido Republicano hace dos años, dijo a Koskinen con aspereza que "nadie le cree".

"Tengo una larga carrera; es la primera vez que alguien me dice que no me cree", dijo Koskinen, quien abandonó en diciembre su retiro para encargarse del IRS. Previamente prestó servicios en otros puestos en los gobiernos de Bill Clinton y George W. Bush.

La audiencia mostró que las emociones están más intensas que nunca en la disputa sobre el IRS y la captación de fondos para campañas políticas.

El legislador Dave Camp, presidente de la Comisión de Recursos y Arbitrios de la Cámara de Representantes, pidió a Koskinen que testificara, una semana después de que el Servicio de Rentas Internas reveló que había perdido varios correos electrónicos enviados y recibidos por Lois Lerner.

Lerner dirigía la división que procesaba solicitudes para estatus de exención tributaria durante el tiempo en que el IRS admitió que agentes escrutaron indebidamente solicitudes del Tea Party y otros grupos conservadores.

Camp estaba esperando claramente que Koskinen estuviera más afligido.

"Lo que no escuché fue una disculpa a esta comisión", dijo Camp después del discurso inicial de Koskinen.

"No pienso que deba una disculpa", respondió Koskinen.

El comisionado del IRS además minimizó la petición de Camp de que se designe un fiscal especial para investigar, diciendo que "sería un enorme desperdicio de fondos de los contribuyentes".

Más tarde, Josh Earnest, vocero de la Casa Blanca, fue igualmente desdeñoso. "No estoy seguro de que haya mucho más que descubrir por aquí", dijo Earnest.

El IRS dice que perdió correos electrónicos de Lerner cuando se descompuso su computadora en junio de 2011. En aquel momento, los técnicos hicieron todo lo posible por recuperar los correos, e incluso enviaron el disco duro al laboratorio forense de la agencia, dijo Koskinen; pero fue en vano.

En 2011, el IRS tenía la política de respaldar correos electrónicos en cintas de cómputo, pero las cintas eran recicladas cada seis meses, señaló Koskinen. Agregó que el disco duro de la computadora de Lerner fue reciclado y probablemente destruido.

"Estoy sentado aquí escuchando este testimonio. Simplemente no le creo", dijo Ryan. "Ese es su problema; nadie le cree".

Cuando Koskinen rebatió, Ryan lo interrumpió: "No le creo".

Los demócratas miembros de la comisión fueron mucho más obsequiosos con Koskinen.

"Quiero disculparme con usted por la manera en que ha sido tratado esta mañana", le dijo el legislador demócrata John Lewis. "Yo pensaba que esta era una audiencia y no un juicio", agregó.

___

Stephen Ohlemacher está en Twitter como: http://twitter.com/stephenatap