Iglesia indaga 7 curas por abuso menores en México

La Iglesia católica investiga a siete sacerdotes del noroeste de México por presunto abuso y acoso de menores, entre ellos a un cura que fue señalado años atrás por los mismos hechos cuando ejercía el ministerio en Estados Unidos.

La Arquidiócesis de la ciudad fronteriza norteña de Tijuana, donde estaban adscritos los sacerdotes, aseguró que los siete fueron suspendidos y no pueden ejercer el ministerio mientras dure la investigación de una comisión eclesial que no tiene plazo para concluirla.

Los nombres de los sacerdotes no han sido revelados por la Iglesia católica, aunque un grupo de víctimas de abuso sexual a manos de religiosos reveló que uno de ellos es el reverendo Jeffrey Newell, acusado de abuso cuando estuvo en la Arquidiócesis de Los Ángeles.

Tras una consulta de The Associated Press, en la Arquidiócesis de Tijuana se limitaron a decir el viernes que es correcto que Newell es uno de los siete sacerdotes suspendidos y bajo investigación, aunque no se dieron más detalles ni se revelaron los otros nombres.

Hasta ahora, sin embargo, ninguna denuncia ha sido presentada ante las autoridades judiciales locales.

Un funcionario de la Procuraduría de Baja California, que pidió no ser identificado bajo condición de comentar sobre el tema, dijo a la AP que ni la Arquidiócesis o alguna persona han interpuesto alguna denuncia y aseguró que para iniciar una investigación se necesita una demanda.

El caso de los siete fue dado a conocer esta semana por el arzobispo de Tijuana, Rafael Romo, y ocurre en medio de otro escándalo desatado hace unas semanas cuando se reveló que una veintena de personas denunciaron a un cura en otra arquidiócesis del norte de México por abuso de menores.

En declaraciones reproducidas por medios locales, el obispo Romo dijo que se ha mencionado que las víctimas serían adolescentes, no niños, aunque aún no se concluye la investigación eclesial.

"Es trágico que este sacerdote depredador aparentemente ha vuelto a atacar", señaló en un comunicado la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual por el Clero (SNAP, por sus siglas en inglés). "El reverendo Newell nunca debió haber recibido un empleo en la iglesia en México", añadió.

Hace cerca de dos décadas un joven denunció ante autoridades eclesiales que había sido víctima de abuso por parte de Newell.

Líderes de la Iglesia le prometieron que el sacerdote nunca volvería a trabajar, pero años después el propio joven descubrió que Newell ejercía en Tijuana, por lo que demandó por fraude y negligencia a la Arquidiócesis de Los Angeles.

El director de SNAP, David Clohessy, dijo a la AP vía correo electrónico que su organización sólo conocía el nombre de Newell y que no tenía información sobre la identidad de los otros seis.

La Arquidiócesis de Tijuana divulgó esta semana un comunicado en el que llama a quienes hayan sido víctimas o sean testigos a que denuncien ante las autoridades civiles.

El caso más sonado en México de abusos a menores ha sido el de Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo y fallecido en 2008, quien tras años de recibir el respaldo de la Iglesia fue señalado por el mismo Vaticano en 2010 de haber llevado una doble vida que incluyó abusos a seminaristas y de haber procreado al menos tres hijos con dos mujeres diferentes.

Luego de que las Naciones Unidas criticaran al Vaticano en febrero por su actitud ante los casos de pederastia, el papa Francisco se ha manifestado por no tolerar esos crímenes.