Estudio: Alarma aumento de homicidios en Brasil

Brasil registró en las últimas décadas un alarmante incremento en el número de homicidios, que supera las muertes en países con conflictos armados, según un estudio divulgado el jueves.

Según el Mapa de la Violencia 2013, elaborado por el Centro Brasileño de Estudios Latinoamericanos, la tasa de homicidios en el país alcanzó 27,4 por cada 100.000 habitantes, un alza de 132% en comparación con 1980, cuando la cifra era de 11,7 por cada 100.000 habitantes.

Entre 1980 y 2011, en Brasil hubo 1.145.908 víctimas de homicidio, y los jóvenes fueron los más afectados, según el estudio elaborado con cifras de decesos del Ministerio de Salud.

En ese período los homicidios fueron responsables de 39,3% de las muertes entre jóvenes de 15 a 24 años. Fuera de ese grupo de edades, el índice de homicidio fue de 3%, según el estudio.

"Los números del informe son realmente espantosos, tomaron a mucha gente por sorpresa, incluso a mí mismo, porque muestran que el crimen migró de las grandes ciudades hacia el interior, a ciudades pequeñas y medianas", dijo Tiao Santos, uno de los directores de la organización Viva Río, una organización que promueve medidas de combate a la violencia.

El Mapa de la Violencia comparó las muertes en Brasil con las de países en situación de conflicto, sobre la base del Informe sobre el Peso Mundial de la Violencia Armada, publicado en 2008 por la Secretaría de la Declaración de Ginebra.

Ese documento señala que en 62 conflictos armados en el mundo murieron 208.349 personas entre 2004 y 2007, los últimos cuatro años tabulados. En los últimos cuatro años contabilizados en Brasil, de 2008 a 2011, hubo 206.005 homicidios.

El Mapa de la Violencia destacó además que Brasil, con su tasa de homicidios de 27,4 por cada 100.000 habitantes, supera ampliamente los índices de los demás países entre los 12 más poblados del mundo, como China, India, Indonesia y Pakistán. México es el que más se le acerca, con 22,1 por cada 100.000 habitantes.

La tasa de homicidios de Brasil es la séptima más alta del mundo, superada por otros países de América Latina y el Caribe. Los seis con índices más elevados son El Salvador (62,4 por 100.000), Trinidad y Tobago (46), Colombia (45), Islas Vírgenes (40), Guatemala (38,7) y Venezuela (36,4).

Además de los jóvenes, otro segmento que carga con el peso de las muertes violentas en Brasil son los negros, que componen alrededor de la mitad de la población del país, de 194 millones.

Según el estudio, la representación de la población blanca en el total de homicidios bajó de 41% en 2002 a 28,2% en 2011, mientras que entre la población negra hubo en el mismo período un aumento de 58,6% a 71,4%.

La seguridad es uno de los focos de preocupación de cara los grandes eventos que Brasil organizará los próximos años, como el Mundial de 2014 y las Olimpiadas de Río de Janeiro en 2016.

No obstante, el Mapa de la Violencia reflejó que los homicidios han declinado en las grandes ciudades que será sede de estos eventos, mientras aumentó en ciudades pequeñas y del interior, supuestamente porque el gobierno centró programas de control de armas y combate a la violencia en los principales centros urbanos.

"El informe muestra que las inversiones realizadas en prevención del delito que han tenido éxito en grandes ciudades, también deberían implementarse en ciudades más pequeñas", consideró Santos, citando las bajas en el índice de homicidios en Sao Paulo y Rio de Janeiro, los mayores centros urbanos del país.

Para Santos, el gobierno brasileño no ha invertido en salud, educación, vivienda, empleos y actividades culturales, que consideró necesarias para reducir la criminalidad.

Consideró que Brasil es uno de los países más armados del mundo, pese a que la legislación prohíbe la tenencia de armas en manos de civiles.

"La mitad de las 715 millones de armas de fuego que circulan en el país son ilegales, no están registradas, y en manos de personas que no deberían tenerlas", sostuvo.