Argentina choca con Irán y si gana se clasifica

Argentina, con el equipo ofensivo que más seduce a Lionel Messi, chocará el sábado ante un Irán que en general ataca muy poco. Viento a favor para que la Albiceleste asegure su clasificación a los octavos de final de la Copa Mundial.

Tras la victoria del domingo por 2-1 sobre Bosnia en Río de Janeiro, Messi reclamó un equipo más agresivo adelante y el técnico Alejandro Sabella le dio el gusto, pese a que de alguna manera su autoridad pudo haber sido menoscabada.

"Cada uno puede juzgar las cosas como lo piensa, como lo desea", destacó Sabella el viernes en una reunión de prensa en el estadio Mineirao, escenario del partido ante Irán. "Si no tenés autocrítica dicen que sos un testaduro y si tenés autocrítica dicen que sos un débil".

"No puedo pensar en el afuera cuando tomo una decisión; pienso en el grupo que comando", añadió.

Poco antes, Sabella desplegó en un entrenamiento el equipo que pretendía el delantero del Barcelona español: o sea un cuadrado ofensivo que además de Messi incluye a Sergio Agüero y Gonzalo Higuaín, con Angel di María un poco más atrasado. A ese grupo se le conoce como "Los cuatro fantásticos".

"Pipa" Higuaín no estuvo de entrada ante Bosnia, como tampoco el centrocampista Fernando Gago. Por pedido de Messi y porque Sabella entiende que eso es lo mejor, Argentina saldría con el equipo que disputó el segundo tiempo ante los balcánicos. Ello incluye el ingreso de Gago por el defensor Hugo Campagnaro y del artillero Higuaín por el volante Maxi Rodríguez.

Eso fue lo que reclamó Messi, cuatro veces consecutivas elegido el mejor jugador del mundo hasta que en enero fue destronado por el portugués Cristiano Ronaldo.

"Messi ya muchas veces había dicho que le gustaba jugar con un 4-3-3. No dijo nada nuevo", afirmó Sabella sin perder la calma. "Y lo dijo respetuosamente por lo que no me molestó para nada. El ambiente del grupo está perfecto" y que "digan lo que quieran; estoy tranquilo de lo que estamos haciendo".

Con Gago e Higuaín, quienes ingresaron en la segunda etapa ante Bosnia, Messi se sintió más acompañado e incluso convirtió el segundo gol argentino en una explosiva maniobra individual, típica de las que suele hacer con el Barcelona.

Argentina se las verá con uno de los equipos más débiles del Mundial, y que en su debut igualó 0-0 con Nigeria por el Grupo F que Argentina encabeza con tres puntos.

"Por suerte están todos los jugadores sanos para este partido, por lo que podremos poner a nuestra mejor alineación", afirmó el técnico de Irán, Carlos Queiroz. "Vamos a enfrentar a uno de los rivales más duros del Mundial pero nos haremos respetar", aseguró el portugués, ex conductor del Real Madrid y ayudante de Alex Ferguson en el Manchester United, quien habló poco antes que Sabella.

Irán encara su cuarto Mundial, en los que totalizó 10 partidos con tres empates, seis derrotas y un solo triunfo, en Francia 1998 cuando doblegó 2-1 a Estados Unidos.

Dentro de un esquema con cuatro defensores y cinco mediocampistas, Irán juega con un solo punta que es el zurdo Reza Ghoochannejad (Charlton, Inglaterra) quien ante Nigeria tuvo la oportunidad de marcar un gol cuando su cabezazo fue desviado en forma magistral por el arquero Vicent Enyeama.

Quiroz dirigió a Portugal en Sudáfrica 2010, y su equipo actual se repliega en el fondo y prefiere salir de contragolpe.

"Tenemos que mantener la concentración y la humildad desde el minuto cero hasta el noventa", subrayó Sabella. "Tenemos que respetar a todos los rivales por igual".

Si Argentina sale primera en su zona, jugará en octavos de final en Sao Paulo ante el segundo del Grupo E que integran Francia, Suiza, Ecuador y Honduras.