Corte Suprema EEUU revoca patente

La Corte Suprema revocó el jueves una patente de una compañía australiana en una decisión que aclara las normas para la concesión de patentes, aunque no tanto como algunas compañías esperaban.

En un caso observado atentamente por la industria tecnológica, los jueces fallaron por unanimidad que el gobierno no debió haber otorgado una patente a Alice Corp. en los años 90 debido a que la empresa se limitó a aprovechar una idea abstracta que había estado dando vueltas durante años y la programó para procesarla en una computadora.

La decisión deja en claro que, para obtener una patente, la idea de una empresa debe mejorar el funcionamiento de una computadora o efectuar otros adelantos técnicos. También podría ayudar a las empresas tecnológicas a defenderse de las firmas que compran patentes y obligan a los negocios a pagar licencias o enfrentar litigios costosos.

El programa en cuestión permite a una tercera parte neutral asegurarse de que todas las partes de una transacción financiera hayan cumplido con todas sus obligaciones. CLS Bank International, con sede en Nueva York, sostuvo que la patente era inválida.

"Llegamos a la conclusión de que las atribuciones del método, que requiere meramente una implementación computarizada genérica, no traducen esa idea abstracta en una invención merecedora de patente", afirmó el juez Clarence Thomas, que escribió en nombre del tribunal.

Docenas de firmas tecnológicas, entre ellas Google y Facebook, presentaron escritos sobre el caso solicitando al tribunal que restrinja el flujo de patentes de computación que sostienen suelen ser demasiado imprecisas y puedan bloquear los esfuerzos innovadores de otras empresas. Pero otras compañías, como IBM, advirtieron que demasiadas restricciones podrían anular miles de patentes existentes y desalentar a las empresas a invertir en investigación y desarrollo.