Venezuela retira embajador en Egipto

El presidente Nicolás Maduro condenó el viernes la violencia en Egipto y anunció su decisión de retirar al embajador de Venezuela en El Cairo hasta nuevo aviso.

"Con esta situación de Egipto que es tan dolorosa, nosotros, yo como jefe de Estado, he decidido regresar a Venezuela al embajador nuestro en El Cairo y dejar un encargado de negocios en la embajada hasta nuevo aviso", dijo Maduro en un acto partidista transmitido por la estatal Venezolana de Televisión, donde abundaron las críticas a Estados Unidos.

"El presidente Morsi debe ser regresado a la presidencia y de allí empezar un proceso de reconciliación nacional del pueblo de Egipto. Basta de golpes de Estado, de divisiones, miren los resultados", manifestó.

Maduro destacó que pese a las diferencias políticas que el gobierno venezolano ha tenido con la Hermandad Musulmana, el grupo al que pertenece el presidente derrocado, los venezolanos "alertamos muy temprano que el golpe de Estado contra el presidente Morsi era inconstitucional e ilegal".

Morsi y sus aliados "creyeron que apoyando la estrategia del imperialismo norteamericano de dividir, de destruir pueblo árabes... les iban a perdonar y les iban a bendecir desde Washington", indicó al referirse a la postura de Morsi sobre Siria.

Venezuela ha defendido a su aliado sirio señalando que ha hecho "gigantescos esfuerzos" para hacer concesiones y llamar a elecciones, pero esto de nada ha servido ya "que a Siria la quieren desmembrar para que el sionismo se tome todo el mundo árabe".

El gobierno venezolano --encabezado primero por el ahora fallecido presidente Hugo Chávez y ahora Maduro, designado por este como su heredero político y electo en los comicios del 14 de abril pasado-- mantiene estrechos lazos con los gobiernos de Irán, Siria.

Maduro agregó que "el presidente Morsi está secuestrado y es el presidente constitucional de Egipto... y el baño de sangre que hay en Egipto el responsable son las manos imperialistas que están metidas en Egipto".