México cerca de la segunda ronda, pero ¿y el gol?

Desde que Miguel Herrera es su entrenador, México curó algunos de los males que lo aquejaron durante la sufrida campaña para clasificarse al Mundial. Pero hay un padecimiento que parece no encontrar cura y que ha recrudecido en el Mundial de Brasil: la falta de gol.

En sus dos encuentros en el torneo, los mexicanos sólo han anotado un gol, obra de Oribe Peralta en la victoria 1-0 ante Camerún. Luego, en el empate 0-0 ante Brasil, sus mejores llegadas fueron con disparos de larga distancia.

"El equipo está tranquilo. Mientras mantengamos el arco en cero, sabemos que nuestros delanteros en cualquier momento van a hacer gol", dijo el zaguero Miguel Layún.

Ante Brasil, México sustrajo un punto pero para lograrlo requirió de cuatro espectaculares desviadas de su portero Guillermo Ochoa, quien fue nombrado el mejor jugador del partido.

"Uno quiere que la figura del partido sean los delanteros, pero así es a veces", dijo Ochoa. "Hoy me tocó ayudar a mis compañeros, pero el resultado es de todo el conjunto".

"Es un objetivo el no recibir goles, esperemos poder seguir así", añadió el capitán y zaguero Rafael Márquez.

La otra cara de la moneda es que la última vez que México anotó un gol luego de los dos primeros partidos de un Mundial fue en Argentina 1978, cuando fueron eliminados en la primera fase. En ese Mundial, México perdió 3-1 con Túnez y fue apabullado 6-0 por Alemania.

Ahora el panorama es más halagador.

Con los cuatro puntos que tiene, una gran defensa, podría ser suficiente para meterse a los octavos de final, pero si México quiere repetir su mejor actuación histórica y avanzar a cuartos de final, el ataque tiene que despertar.

El problema de México es que sus delanteros no pasan por su mejor momento. Javier Hernández viene de su peor temporada con el Manchester United y Peralta, pasa por un ligero bache, aunque ya marcó ante Camerún.

Carlos Vela, el mejor goleador de mexicano del presente tras una brillante temporada con la Real Sociedad, declinó venir a Brasil.

El problema no es nuevo. En el hexagonal final de la CONCACAF, los artilleros mexicanos se combinaron para anotar apenas siete goles en 10 partidos, sólo superando a Jamaica que metió cinco.

Ya con Herrera como entrenador, México arrasó en el repechaje con una goleada de 9-3 ante una débil Nueva Zelanda y consiguió la clasificación mundialista.

"Esto se trata de hacer goles, no sólo de jugar bien", advirtió el volante Andrés Guardado. "Pero jugando bien tenemos que empezar a hacer goles, eso debe pasar y ya con eso nos metemos en la pelea por la Copa".