Legisladores presionan a GM

Legisladores dijeron el miércoles que les quedan muchas dudas sobre el retiro demorado de autos pequeños por la General Motors y si en verdad ha cambiado la cultura de la empresa.

Una subcomisión de la cámara de Representantes recibió las declaraciones de la directora general de GM, Mary Barra, y del abogado Anton Valukas acerca de una investigación interna sobre el retiro de 2,6 millones de autos Chevrolet Cobalt y otros vehículos.

El Congreso quiere saber por qué GM se tomó más de una década para retirar los autos, que tienen dispositivos de encendido defectuosos. GM atribuye 13 muertes a los dispositivos.

Barra compareció por segunda vez ante la comisión. Cuando lo hizo en abril, se negó a responder a muchas preguntas antes de que apareciera el informe de Valukas, lo que sucedió a principios de junio.

El informe sostiene que un ingeniero, Ray DeGiorgio, pudo aprobar un dispositivo que no respondía a las normas de la compañía, y un año después ordenó un cambio sin que nadie en GM lo supiera.

Pero los legisladores no se dieron por satisfechos.

"El informe no responde a todas las preguntas clave. No explica satisfactoriamente cómo se aprobó un dispositivo de encendido que no respondía a las normas y se lo rediseñó en 2006", dijo la representante demócrata Diana DeGette. "No explica satisfactoriamente por qué GM no consideraba el apagado del motor en marcha un problema de seguridad. Y lo más problemático es que el informe no explica cómo esta cultura empresaria disfuncional pudo arraigarse".