Cuba: 30 años para culpables de intoxicación

Un tribunal cubano sentenció con penas de hasta 30 años de prisión a los responsables de robar y vender alcohol metílico en una barriada popular de La Habana que causó la muerte por intoxicación a 11 personas.

Las sentencias de mayor cuantía fueron para los dos custodios -30 y 27 años- del Instituto de Farmacia y Alimentos de la Universidad de La Habana, quienes sustrajeron 60 litros del líquido, no apto para consumo humano, y lo entregaron para su comercialización a otras personas haciéndolo pasar por bebida alcohólica, informó el miércoles el periódico oficial Granma.

Los jueces sentenciaron por el caso a más de una docena de personas, mientras que las autoridades educativas separaron de su cargo al decano de Instituto de Farmacia y Alimentos y otros funcionarios responsabilizándolos por el desorden administrativo y la falta de control que propició el hurto.

El caso se produjo en julio de 2013 y cobró relevancia pública pues 99 personas debieron ser hospitalizadas de emergencia por el consumo del producto, también conocido popularmente como alcohol de madera que fue vendido por una comerciante -en el mercado negro- de la comunidad, quien a su vez lo adquirió de los custodios.

La gravedad del asunto hizo que medios cubanos dieran en aquel momento a conocer los hechos e hicieran un llamado a la población, sobre todo en las inmediaciones de la localidad capitalina de La Lisa, para que se presentaran en hospitales y policlínicos si sentían malestar luego de haber consumido alguna bebida.

La sustancia, también llamada metanol, se utiliza como reactivo en laboratorios y centros de investigación.

A los custodios se los inculpó por los delitos de robo, homicidio por imprudencia y lesiones graves, un tercer vigilante cargó con una pena menor por tener una participación menos directa y el resto de los acusados quedaron sentenciaron por haber comercializado el producto de manera ilícita y por encubrimiento y la condena para ellos fue de entre cinco años y seis meses.

"El tratamiento penal a este caso evidencia la voluntad de nuestro gobierno y de sus autoridades de preservar la seguridad ciudadana mediante el enfrentamiento al delito y las ilegalidades, para los que nunca habrá impunidad", expresó Granma. "Sin embargo, lamentables incidentes como este constituyen una lección a todos aquellos ciudadanos que -quizás sin percatarse de su actuar negligente- le hacen el juego a elementos inescrupulosos capaces de vender hasta la propia muerte".

El consumo de alcohol metílico puede causar además de la muerte, trastornos graves permanentes como ceguera.

Aunque no es usual, no es la primera vez que se reportan en la isla incidentes de intoxicación masiva con alimentos o bebidas comercializados de manera irregular.

------

Andrea Rodríguez está en Twitter como: www.twitter.com/ARodriguezAP