Oficina de patentes quita protección a Redskins

La Oficina de Patentes de Estados Unidos indicó el miércoles que el sobrenombre del equipo de fútbol americano Redskins "menosprecia a los nativos americanos" por lo que debe retirársele la protección federal como marca registrada.

La decisión por dos votos contra uno de la Junta de Juicios y Apelaciones sobre Marcas Registradas se presentó en momentos en que una campaña para cambiar el nombre del equipo que comenzó el año pasado ha ganado impulso. El veredicto no obliga al equipo a abandonar el nombre pero se presenta en momentos en que crecen las críticas contra el propietario Dan Snyder por parte de figuras políticas, religiosas y deportivas, que consideran que es momento de cambiar.

Los Redskins anunciaron rápidamente que apelarán y la cancelación de la protección a marcas registradas se suspenderá en tanto el caso es atendido en la corte. El proceso puede tardar varios años.

Fue la segunda ocasión que la junta emite una opinión en este caso. Un veredicto similar de 1999 fue revertido por un tecnicismo jurídico en 2003.

"Hemos visto esto antes", dijo el abogado de los Redskins, Bob Raskopf. "Al igual que la última vez, el veredicto de hoy no tendrá efecto alguno sobre la propiedad del equipo y el derecho de usar el nombre y logotipo de Redskins. Estamos confiados en que volveremos a ganar".

La decisión de la Oficina de Patentes significa que el equipo puede seguir usando el nombre Redskins, pero perdería una parte importante de su capacidad para proteger sus intereses financieros. Si otros imprimen el nombre en ropa u otro tipo de objetos sin obtener un permiso del equipo es más difícil perseguirlos.

El caso involucra a seis marcas registradas en las que se usa la palabra Redskins, pero no se aplica al logotipo del equipo.

La decisión de la Junta fue similar a la emitida en 1999. Ese veredicto fue anulado en 2003, en buena medida por un tecnicismo, ya que los tribunales señalaron que los demandantes eran demasiado viejos y debían haber presentado su queja poco después de que los Redskins registraron su nombre en 1967.

La nueva demanda fue inicia en 2006 por un grupo de nativos americanos más jóvenes y fue recibida por la Junta en marzo de 2013.

El grupo sostiene que los Redskins deben perder la protección federal a marcas registradas de acuerdo con una ley que prohíbe el registro de nombres que sean menospreciativos, escandalosos, despectivos o de mala reputación.