Estampilla fija récord en subasta de NY

Una estampilla de 1 centavo emitida en el siglo XIX en una colonia británica en Sudamérica se ha convertido nuevamente en la más valiosa del mundo.

La casa de subastas Sotheby's dice que la estampilla de 1856 emitida en la Guayana Británica (actualmente Guyana) se vendió el martes en Nueva York por 9,5 millones de dólares.

David Redden, vocero de Sotheby*s calificó la venta de "momento de tremenda importancia para el mundo de los coleccionistas de sellos".

Es la cuarta vez que ha roto el récord en la venta de un solo ejemplar en su larga vida.

Se esperaba que el comprador pagara entre 10 millones y 20 millones de dólares. Sotheby's dijo que el comprador desea que no lo identifiquen. El precio incluye la prima del comprador.

Con 2,54 por 3,17 centímetros (1 pulgada por 1¼ pulgadas) la estampilla, conocida como One-Cent Magenta, por su color y valor nominal, no se ha visto en público desde 1986. Es el único sello que le falta a la privada Colección Real Filatélica de la familia real británica.

"Usted no va a encontrar nada más extraño que esta estampilla" declaró Allen Kane, director del Museo Postal Nacional Smithsonian. "Los coleccionistas de sellos del mundo se morían por ver esta estampilla".

Una estampilla sueca de 1855 tenía el récord anterior para la venta de un solo sello, cuando se vendió en 2,3 millones de dólares en 1996.

David Beech, veterano conservador de estampillas en la Librería Británica, que se jubiló el pasado año, ha declarado que para el mundo de los coleccionistas de sellos, comprar esta estampilla es similar a comprar la Mona Lisa en el mundo de la pintura.

El último propietario fue John E. du Pont, heredero de la fortuna conseguida en el sector de la química por la familia du Pont, y que fue declarado culpable de haber disparado fatalmente a un campeón de lucha olímpica de 1984 .

Impresa en negro sobre papel magenta, la estampilla lleva la imagen de un barco de tres mástiles y el lema de la colonia, en latín: "damos y esperamos a cambio".