Brasil sufre en el ataque

Brasil parece no contar con un nueve de garantías que empuje el balón al fondo de la red, o al menos esa es la preocupante impresión que ha dejado la verdeamarela tras sus dos primeros partidos en la Copa del Mundo. Para colmo de males, no asoman muchas alternativas.

Luego del empate 0-0 el martes ante México, al técnico brasileño Luiz Felipe Scolari le preguntaron qué debe hacer diferente su equipo cuando enfrente a Camerún en el cierre de la primera ronda. La respuesta del técnico fue tan jocosa como lógica: "gol".

La solución, en cambio, puede ser algo más complicada.

A 'Felipao' se le suele reclamar que Brasil depende demasiado de la inspiración de Neymar, que anotó dos de los tres tantos con los que la canarinha derrotó 3-1 a Croacia en su debut. El otro fue de Oscar, que es el creador de juego y no uno de los delanteros.

"Neymar no juega solo. Él hace parte de un grupo y gana y pierde con el grupo", defendió escuetamente el entrenador tras el partido.

"El resultado no fue el que queríamos pero estoy contento con la evolución del equipo", agregó Scolari, reiterando que a su juicio Brasil mejoró con respecto al partido con Croacia. Pero esa afirmación tranquiliza a pocos.

El técnico tenía resuelto el funcionamiento ofensivo de los pentacampeones del mundo con un tridente en el que Neymar asume el mayor protagonismo, acompañado por Hulk y Fred como referencias de área. Esa fórmula funcionó a la perfección en la Copa Confederaciones que ganó Brasil hace un año, aunque ahora no parece terminar de cuajar.

Ante la ausencia de Hulk por una dolencia muscular en la pierna izquierda, el partido frente a México se convirtió en una buena oportunidad de darle un vistazo a las alternativas ofensivas de Brasil.

En el primer tiempo, el relevo de Hulk fue Ramires, el versátil mediocampista del Chelsea. En el complemento, el volante fue reemplazado por Bernard, el extremo 1,66 metros del Shakhtar Donetsk ucraniano que ha jugado 12 partidos con Brasil en los que sólo suma un gol. Al final, en un partido disputado, con abundantes choques, los anfitriones parecieron extrañar la corpulencia y potencia de Hulk en el área.

El encuentro ante México también dejó dudas sobre Fred.

Scolari se ha empecinado desde hace tiempo en tener al ariete de 30 años del Fluminense como su referente de área, pues considera que potencia con su juego de espaldas al arco las virtudes de Neymar.

Fred, que tuvo un paso de cuatro temporadas por el Olympique de Marsella, pareció darle la razón al timonel al anotar cinco goles en la Confederaciones. Pero los tantos no han llegado en los dos primeros juegos del Mundial.

Las sensacionales atajadas del arquero mexicano Guillermo Ochoa, la figura de la cancha, se dieron frente a Neymar, Thiago Silva y Paulinho, y su único duelo directo con Fred fue un cabezazo a las manos.

El "9'' dio paso a la otra alternativa brasileña en la banca, Jo, pero el relevo tampoco trajo soluciones, más allá de un remate que cruzó al ingresar sólo en el área. En cualquier caso, el delantero del Atlético Mineiro tampoco se ha distinguido por ser demasiado prolífico con Brasil, al anotar cinco goles en 17 partidos.

Entre los 23 jugadores inscritos por Brasil, no se encuentran más atacantes, pero eso no parece quitarle el sueño a Scolari.

"Salvo pequeñas variaciones este es el equipo en que yo confió plenamente", aseguró sobre su once titular.