Wall Street cae; peor semana del Dow en el año

Las acciones cerraron el viernes a la baja en Wall Street, poniendo fin a la peor semana del año del promedio industrial Dow Jones.

El mercado fue arrastrado por el débil rendimiento de minoristas y compañías sensibles al aumento en las tasas de interés. Las empresas constructoras de viviendas y la banca fueron a las que mejor les fue.

Los títulos de bolsa tuvieron un comienzo decente en la primera mitad de la semana, pero los inversionistas recibieron una paliza en los últimos tres días. El Dow perdió 2,2% en la semana, la peor en lo que va de 2013. El índice más amplio Standard & Poor's de 500 empresas perdió 2,1% en la semana, su segundo peor desempeño en lo que va de este año.

La posibilidad de que la Reserva Federal reduzca su masivo programa de compra de deuda en septiembre ha afectado al mercado de bonos en las últimas dos semanas, temor que cruzó al mercado bursátil. El rendimiento del bono de referencia del Tesoro a 10 años aumentó a 2,83%, su mayor nivel desde julio de 2011. Hace una semana, la cifra era 2,58%. En el mercado de deuda, el rendimiento sube cuando el precio de los bonos baja.

"Cuando el rendimiento sube así, eso crea temor para la mayoría de los inversionistas", dijo Brian Reynolds, jefe de estrategia de mercado de Rosenblatt Securities.

El viernes, el Dow Jones bajó 30.72 puntos (0,2, para cerrar en 15.081,47. El índice Standard & Poor's 500 cayó 5,49 (0,33%), a 1.655,83, mientras que el Nasdaq bajó 3,34 puntos (0,1%), a 3.602,78.

Las acciones de las empresas de servicios públicos y telecomunicaciones, que por lo general salen perdiendo en entornos de altas tasas de interés, cerraron a la baja.

Por su parte, los minoristas continuaron su retracción de varios días. Nordstrom Inc. ofreció el jueves una débil perspectiva, que se hizo eco de pronósticos igualmente negativos de Wal-Mart Stores Inc. y Macy's Inc. a principios de la semana. Estos pronósticos han provocado preocupaciones de que los consumidores estadounidenses puedan estar reduciendo el gasto.

El sector minorista es observado muy de cerca porque el consumo representa aproximadamente 70% de la actividad económica de Estados Unidos. Las malas perspectivas del sector son preocupantes porque incluyen la temporada del regreso a clases, que normalmente es el segundo mayor período para los minoristas estadounidenses.

"Nos ha dejado rascándonos la cabeza", dijo John Fox, que supervisa 873 millones de dólares en activos como cogestor de FAM Value Fund. "Nos obliga a preguntarnos si el gasto del consumidor se está reduciendo".

Por su parte, los inversionistas han estado preocupados sobre qué sucederá en el mercado bursátil --y la economía de Estados Unidos-- si la Fed comienza a retirar en septiembre su programa de compra de deuda por valor de 85.000 millones de dólares mensuales.

"Debe esperarse una corrección, pero menos profunda que la ocurrida en Junio", dijo Frank Davis, director de ventas y transacciones de LEK Securities.

Con la declinación del mercado de deuda y de valores bursátiles, los inversionistas se protegieron en el oro, cuyo precio aumentó 10,1 dólares (0,7, a 1.371 dólares.