Funeral para niñas muertas en accidente de avión

Dos hermanitas que murieron cuando un avión ejecutivo se estrelló en su casa de Connecticut hace una semana fueron recordadas como niñas alegres, inteligentes y adorables.

Cientos de personas se congregaron el viernes en una iglesia de New Haven para asistir al funeral de Sade Brantley, de 13 años, y Madisyn Mitchell, de un año.

El pastor Robert Middleton dijo que las niñas murieron en un accidente terrible que vio "movilizarse a mucha gente buena", incluso vecinos que trataron de rescatarlas.

La casa de las hermanas en East Haven fue una de las dos embestidas por el avión de 10 plazas el 9 de agosto cuando no pudo aterrizar en el cercano aeropuerto Tweed de New Haven. La otra vivienda estaba desocupada.

También murieron los dos ocupantes del avión, el ex ejecutivo de Microsoft Bill Henningsaard, de 54 años, y su hijo Maxwell, de 17.