HRW acusa de abusos a un partido kurdo en Siria

Las autoridades kurdas que gobiernan tres enclaves en el nordeste de Siria han cometido violaciones de derechos, incluyendo arrestos arbitrarios de rivales políticos, según un organismo internacional de supervisión.

Human Rights Watch afirmó que el Partido Unión Democrática Kurda ha maltratado a sus rivales detenidos y no tomó medidas para resolver secuestros y asesinatos en zonas bajo su control.

Además, un informe del grupo humanitario, con sede en Nueva York, documenta el uso de menores en la policía y el brazo armado del partido.

Los kurdos son la minoría étnica más grande de Siria. El partido está afiliado al movimiento kurdo PKK en Turquía, que luchó durante años por la independencia del sudeste del país.

En Siria, el Partido Unión Democrática Kurda declaró en 2012 la independencia de su administración en zonas kurdas del norte del país tras expulsar milicianos islámicos aliados con los rebeldes que intentaban derrocar al presidente, Bashar Assad.