Mundial: Sabella, ¡hágale caso a Messi!

Lionel Messi tenía razón: rinde mejor cuando está más acompañado y su técnico Alejandro Sabella se rindió ante la evidencia. Dentro de su esquema preferido, la "Pulga" convirtió un golazo y el sábado ante Irán va por más en la Copa Mundial.

No fue el Messi que regala caramelos a los niños y gloria al Barcelona, quizás porque se sentía casi solo arriba. Pero cuando le arrimaron afecto con un socio más de ataque, apareció aquel jugador que fue clave, con un gol para el recuerdo en la victoria 2-1 de Argentina ante Bosnia el domingo en el primer partido del Grupo F.

"Lo bueno es que hay variantes tácticas y podemos jugar de varias maneras", dijo Messi durante una conversación con la prensa, tras una práctica liviana de Argentina en Cidade do Galo." Podemos ir pasando de un sistema al otro, dependiendo del resultado y del rival".

Messi siempre proclamó que en Argentina se sentía más cómodo rodeado por otros dos delanteros, que usualmente son Sergio Agüero y Gonzalo Higuaín, porque eso potencia su juego y le permite encontrar compañía para dar y recibir el balón.

Pero un poco por cuestiones tácticas y otro porque Higuaín arrastraba secuelas de una lesión, Sabella optó por debilitar el ataque sin el "Pipita" y reforzar la defensa con Hugo Campagnaro, con lo cual su equipo salió ante Bosnia con cinco hombres en el fondo y dos en ataque, algo poco usual en los Albicelestes.

Ni Messi ni sus compañeros se sintieron cómodos en ese esquema en Río de Janeiro: Argentina defendió mal y atacó peor. Y aunque arrancó ganando con un madrugador gol en contra, después sufrió por aire y por tierra cada embate de los bosnios que pudieron haber empatado de no haber sido por un par de salvadas del arquero Sergio Romero.

¿Influyeron los jugadores en Sabella para desplegar un sistema más ofensivo en la segunda etapa?

"Alejandro (Sabella) es quien toma las decisiones, y él decidió salir de esa manera, pero después, como nos costaba agarrar la pelota y cuando la agarrábamos quedábamos lejos del otro marco, él decidió cambiar", explicó Messi, quien de todos modos dejó en claro que él se siente más cómodo en un sistema táctico atacando con tres delanteros.

Fue evidente.

Con los ingresos en el inicio del complemento de Higuaín por el volante Maxi Rodríguez y del centrocampista Fernando Gago por Campagnaro, Argentina salió de su esquema cauteloso, el equipo cambió la cara y Messi recuperó la sonrisa cuando en una ráfaga de desequilibrio individual pasó entre dos defensores y sacó un remate rasante para un gol con suspenso ya que la pelota pegó en un palo y entró. Fue el 2-0 parcial que luego se tradujo en un triunfo, pese al descuento de los balcánicos casi sobre la hora.

"Tenemos que seguir jugando como en el segundo tiempo", subrayó Messi, autor de dos goles en tres mundiales. "Con los cambios mejoramos mucho, creamos situaciones. Y si bien sufrimos un poquito más, a los delanteros nos favorece".

Sabella reconoció que pudo haberse equivocado en el planteo, algo que le puede costar muy caro ante rivales de fuste, y admitió que los cambios potenciaron el juego de Messi.

"Las variantes (ayudaron) a Messi porque le permitió abastecer más el juego en la segunda parte, y si el mejor jugador del mundo tiene compañía y se potencia su juego, mucho mejor", destacó Sabella, quien ante Irán es muy probable que vuelva al esquema de atacar con tres.

Fue pues decisión de Sabella, pero satisfizo a Messi.

"Somos Argentina, no hay que fijarnos quién está enfrente. En un partido, se puede cambiar, manejar otro tipo de sistemas, pero personalmente opino que debemos ser protagonistas", dijo el astro argentino.