Japón busca reponerse de tropiezo

Shinji Kagawa no durmió. Lo atormentó constantemente la amargura de la derrota ante Costa de Marfil bajo una lluvia torrencial en Recife.

Ahora, Kagawa sabe que sólo tiene un camino para reponerse de ese duro tropiezo en la Copa del Mundo, el ataque.

"Tenemos que ir a conseguirlo", dijo el jugador del Manchester United el lunes, luego de una sesión de práctica.

Mientras saludaba a los periodistas en el campamento del equipo en Itu, Kagawa admitió con una sonrisa inocente, "no dormí anoche... Estuve pensando en el próximo partido pero sobre todo en lo que pasó. Yo estaba descorazonado pero ahora necesitamos dejar eso atrás... e ir por el triunfo".

Bajo las órdenes del técnico italiano Alberto Zaccheroni, Japón ha moldeado un estilo que se basa en ejercer una presión incesante y en realizar jugadas precisas para replegar a los rivales. Por momentos en el primer tiempo, el trío "europeo" formado por Kagawa, Yuto Nagatomo y Keisuke Honda armó una coreografía atractiva.

Una de sus ejecuciones culminó con un clásico tiro de Honda que puso adelante al Samurai Azul. Pero después hubo muy poco que ofreciera el cuadro asiático, el cual terminó sucumbiendo por 2-1 ante Costa de Marfil.

Japón pareció intimidado por la robustez y ritmo de Los Elefantes. Dudó en lanzarse al arco contrario con tanta decisión como suele hacerlo.

Ello no significa que Japón no haya utilizado un esquema ofensivo. De hecho, ello derivó en que el equipo quedara vulnerable atrás en varias ocasiones.

Ahora, mientras tratan de reagruparse, los japoneses coinciden en que no les queda otra alternativa que abandonar el miedo.

Shinji Okazaki, quien anotó 15 goles la temporada anterior con el Mainz de la Bundesliga, aceptó que Japón temió correr demasiados riesgos contra la selección marfileña.

"Nos mantuvimos atrás", dijo Okazaki. "Luego, cuando tratamos de ir al frente, nos enredamos".

Japón enfrenta a Grecia el jueves en Natal, y cierra su participación en la primera ronda por el Grupo C ante Colombia, el 24 en Cuiaba.