Menard gana la Nationwide tras un revés de Logano

Joey Logano estaba a solo unas pocas vueltas de la victoria cuando de pronto, contener a Paul Menard dejó de ser su problema principal.

"Me di cuenta de inmediato de que algo iba mal en la parte trasera", comentó Logano.

Un pinchazo de Logano a cinco vueltas del final permitió a Menard ganar el sábado la NASCAR Nationwide Series, en el Circuito Internacional de Michigan. Era la segunda victoria de Menard en esa pista, y la primera desde 2006, y Logano tuvo que asimilar el resultado de una carrera que había ido bien hasta el final.

"Detesto ceder (la victoria) así", dijo Logano. "Miras al lado bueno, supongo, que es que tuvimos un coche rápido y deberíamos haber ganado la carrera. Ganas algo de esa manera y pierdes algo de esa manera".

Logano iba en cabeza cuando sufrió el pinchazo. Menard aprovechó su buena suerte, dejando atrás a Sam Hornish Jr. por 0,468 segundos. Fue su primera salida de la Nationwide esta temporada.

Dale Earnhardt Jr. fue tercero, seguido por el ganador de la pole Kyle Busch y de Brian Scott. Regan Smith terminó séptimo y sigue en la primera posición de la lista.

Menard, uno de los pilotos de la Copa Sprint que competía en la carrera, ganó la prueba de 250 millas y 125 vueltas en su Chevrolet No.33. El ganador cree que podría haber tenido la oportunidad de ganar aunque Logano no hubiera sufrido su revés.

"Me hubiese gustado haberme pegado a Joey", dijo. "Habría sido una carrera increíble".

Logano no lo negaba, pero la cuestión quedó vacía después que pasara por encima de algo en su Ford No.22 y se viera relegado al puesto 16 debido a un neumático reventado.

"El 33 era rápido y tenía coche rápido. Íbamos a tener una carrera porque me estaba alcanzando un poco", comentó Logano. "A veces eres el bicho, y a veces eres el parabrisas. Nunca se acaba hasta que se acaba. Crees que estás en buena forma y te preocupas más por la precaución que por otra cosa, y de pronto oyes cómo empieza a romperse".