LeBron tiene un mensaje "¿Por qué no nosotros?"

El domingo temprano, LeBron James reunirá a sus compañeros del Heat de Miami a su alrededor, y dará unas palabras finales de sabiduría antes de intentar extender su reinado en la NBA.

James nunca ensaña el discurso, pero ya sabe el tema.

"Estará en el rango de ¿Por qué no nosotros?", afirmó James. "¿Por qué no nosotros? La historia se reescribe todo el tiempo y obviamente sabemos que estamos contra el mayor de los desafíos".

Ante el mayor de los retos, y tal vez ante el mejor de los equipos de los Spurs de San Antonio también. Ambos están contra el Heat, y los dos van ganando. Los Spurs están a un triunfo de su quinto campeonato y lo buscarán en casa la noche del domingo en el quinto juego de la Final de la NBA.

Los Spurs son el equipo 32 en la historia de la NBA en ponerse al frente 3-1 en la Final. Los otros 31 han terminado como campeones.

"La historia se hizo para cambiarse, y ¿por qué no puedo ser parte de ella? Sería grandioso", señaló James. "Sería una gran historia, ¿cierto? Pero veremos que sucede".

Los Spurs piensan igual.

Tomaron control de la final de forma asombrosa, no solo ganando en Miami, sino haciéndolo dos veces y por amplio margen. San Antonio ganó el tercero y cuarto encuentros por 40 puntos combinados, y nunca con una desventaja mayor de dos tantos.

Los Spurs no hablaron el sábado sobre el título que se avecina ni nada relacionado a ello. Pensaron que lo tenían asegurado a 28 segundos del final en el sexto encuentro la temporada pasada en Miami y se les escapó - así que incluso con una ventaja de 3-1 y jugando en casa en una situación potencial de campeonato, está claro que San Antonio no dejará nada al destino.

"Van a salir y van a lanzarnos su mejor golpe", dijo el pivote de los Spurs, Tim Duncan. "Sabemos que son bicampeones defensores y que han estado antes en esta situación y tienen toda la confianza del mundo en que pueden ganar estos partidos. Así que tenemos que hacer lo mismo, tomarlo con calma, paso a paso, cuarto a cuarto y veremos qué pasa".

Todo eso está bien, salvo el detalle que, al menos este Heat, nunca ha estado en una situación así, con desventaja de 3-1 en esta serie.

Hasta ahora.

"No tenemos una reputación en la que no debamos pelear por lo que queremos", dijo el coach del Heat, Erik Spoelstra. "Es una competencia. Tenemos que encontrar la forma de pelear y ganar el siguiente partido, de eso se trata todo".

La derrota en los dos últimos juegos de la final aún lastima a San Antonio. La serie fue presentada como la última gran oportunidad de San Antonio, un equipo veterano, que no tenía oportunidades de levantarse de algo tan devastador como ver como se les escapaba el campeonato de 2013, ¿cierto?

Falso.

Los Spurs terminaron con el mejor registro en temporada regular, y están a un triunfo de convertirse en el mejor equipo, punto.