Con James enchufado, Colombia no extraña a Falcao

Pidió la pelota y la distribuyó con criterio. Confirmó que tiene todo para ser el cerebro del equipo y coronó su actuación con un golazo.

Pero por sobre todas las cosas, James Rodríguez ayudó a espantar los temores de que sin Radamel Falcao, Colombia no podrá salir adelante en la Copa Mundial.

Colombia, que lleva dos décadas buscando un referente a la altura del venerado Carlos Valderrama, puede haber encontrado finalmente un líder de categoría en Rodríguez, compañero de Falcao en el Mónaco, con el que está labrándose una importante carrera en Europa.

El año pasado "James", como le dicen en Colombia, brilló como uno de los mejores volantes ofensivos en Europa.

A los 22 años, no le pesó la responsabilidad de ser el conductor del equipo y cumplió con creces en la victoria 3-0 sobre Grecia en el regreso de Colombia el Mundial luego de una ausencia de 16 años. Al final fue elegido el mejor jugador del partido.

"Es bueno empezar así, hay que tener mucha mesura y mucha tranquilidad para esto que viene, que es aún más duro", comentó James. "Quería hacer gol sí o sí. Lo más importante es que Colombia ganó y vamos por buen camino".

Una rotura de ligamentos en una rodilla privó a Colombia de Falcao, hoy por hoy uno de los mejores delanteros del mundo, y generó dudas sobre las posibilidades ofensivas del equipo.

Para el técnico José Pekerman, sin embargo, Colombia "demostró que somos capaces de llegar al gol" a partir de un "juego asociado".

Los sudamericanos impusieron su toque ante un rival que apeló a pelotazos y mostraron una gran disciplina táctica, en la que cada jugador trató de cumplir al pie de la letra las instrucciones de Pekerman.

Víctor Ibarbo, que salió sorpresivamente de titular en el ataque relegando a Jackson Martínez o Carlos Bacca al banco, hizo un generoso despliegue, llevando peligro cuando atacaba por la izquierda y bajando inmediatamente a reforzar la zona defensiva cuando Grecia tenía el balón.

Colombia no desbordó al rival, sino que, tras anotar un gol madrugador, esperó los momentos oportunos para atacar y no tuvo descuidos en su retaguardia.

"El gol rápido ayudó muchísimo", dijo James, quien fue el lanzador de la mayoría de los ataques colombianos.

El lateral izquierdo Pablo Armero abrió el marcador a los seis minutos entrando por el centro del área, como un 9.

"En el área soy un delantero", comentó el defensor del West Ham United de Inglaterra. "Quise darle de primera porque sabía que tenía a un defensor detrás de mí".

Las subidas de los defensores fueron vitales. Lo hicieron mesuradamente, en el momento indicado, e incluso los centrales Mario Alberto Yepes y Cristhian Zapata intentaron sorprender un par de veces.

"Los defensores griegos son fuertes. Pero fuimos muy sólidos y tuvimos paciencia para buscar espacios", declaró James.

Falcao no está en la cancha pero sí acompaña al equipo, lo mismo que otro histórico que se perdió el mundial por una lesión, Luis Amaranto Perea.

"Son jugadores emblemáticos, pero están con nosotros, compartiendo el hotel y el vestuario" y aportando desde afuera, dijo Pekerman.