Obama critica a quienes niegan cambio climático

Negar la existencia de calentamiento global es como decir que la Luna está hecha de queso, dijo el sábado el presidente estadounidense Barack Obama al hacer un llamado a acciones para combatir el cambio climático a nivel mundial, durante un discurso en la ceremonia de graduación de la Universidad de California, Irvine.

Ante de decenas de miles de personas congregadas en el Angel Stadium, Obama hizo el exhorto pese a que, dijo, "el Congreso está lleno de gente que tozuda y automáticamente rechaza evidencia científica" y dice que el calentamiento global es una farsa o algo pasajero.

"Muchos otros evaden la pregunta diciendo: 'Eh, no soy un científico''', dijo Obama. "Déjenme traducir: lo que eso significa es 'yo acepto que los cambios climáticos causados por el hombre son algo real, pero si lo admito, sería expulsado por una periferia radical que piensa que la ciencia climática es un complot liberal'''.

El discurso de Obama ante aproximadamente 8.000 graduados del campus en el Condado Orange de la Universidad de California se produce dos semanas después de que el presidente anunció un polémico plan para reducir drásticamente las emisiones de las plantas generadoras de electricidad. Obama usó el discurso además para anunciar un fondo competitivo de 1.000 millones de dólares para que las comunidades que han sufrido desastres naturales reconstruyan y se preparen para el impacto de situaciones climáticas extremas.

El presidente describió un sistema político consumido por "cosas pequeñas", pero dijo que los estadounidenses deberían estar determinados a lograr "grandes cosas", como lidiar con el calentamiento global, pese a la oposición que él enfrenta en el Congreso.

"No importan lo que uno haga en la vida, va a encontrar un terco status quo y personas determinadas a frenar sus mejores esfuerzos, que dicen que no uno no puede hacer algo y no debería siquiera intentarlo. Yo tengo experiencia con eso", dijo.

"Tengo que admitir, no obstante, que es muy raro encontrar a alguien que diga que el problema que uno trata de resolver no existe", continuó. "Cuando el presidente Kennedy sentó el curso para ir a la Luna, estoy seguro de que algunos expresaron serios argumentos de que no valía la pena. Pero no recuerdo a nadie ignorando la evidencia científica. No recuerdo a nadie decir que la Luna no era real, o que estaba hecha de queso", dijo Obama.