Con Sánchez, Chile saca los dientes en el Mundial

Chile llegó a la Copa Mundial señalado con el cartel de "tapado", y el mismo Pelé pronosticó que irá lejos en Brasil pese a haber quedado encuadrada en el mismo grupo de España y Holanda.

Si Chile ha sido tan ponderado, es por la vocación ofensiva que su técnico argentino Jorge Sampaoli le ha inyectado y que se encarna en la energía del delantero Alexis Sánchez.

El delantero de 25 años, anotó un gol y sirvió el pase para que la "Roja" venciera el viernes 3-1 a Australia en su debut en el Mundial.

Sánchez viene de una temporada en que marcó 21 dianas con el Barcelona de España, 19 en la liga.

"Alexis siempre nos da un plus, por la calidad que tiene, por el vértigo, por la jerarquía que siempre nos propone en nuestro equipo", resaltó Sampaoli.

Hace cuatro años, con el también argentino Marcelo Bielsa de timonel, Chile sorteó la primera ronda del Mundial de Sudáfrica. Pero su avance fue obstaculizado en los octavos de final al caer 3-0 ante Brasil

Sánchez, Jorge Valdivia y Jean Beausejour, los autores de los tres goles ante Australia en la Arena Pantanal de Cuiabá, formaron parte de esa selección. También estaba su volante Arturo Vidal.

Todos ellos tienen ahora más experiencia, y Sampaoli ha mantenido la propuesta atrevida que caracterizó a Bielsa.

Tras apenas un partido en Brasil, ya igualaron la cosecha de goles anotados en los cuatro duelos que disputaron en Sudáfrica.

Sampaoli se congratuló con el despliegue chileno en el arranque, en el que los goles de Sánchez y Valdivia le dieron ventaja antes del cuarto de hora: "La presión fue buena, muy buena en los primeros 30 minutos del partido, donde sometimos muy claramente al rival".

Pero el gol de Tim Cahill a los 35 minutos, quien clavó un cabezazo tras superar fácilmente en el salto al zaguero central Gary Medel, le dio vida a Australia y no fue hasta el tanto definitivo de Beausejour en los descuentos que la suerte quedó echada.

"Es un mundial, se sufrió, se ganó", dijo Sánchez, quien recibió el premio al mejor jugador del partido. "Creo que nos relajamos, es un equipo que sigue atacando siempre, pero nos merecíamos el triunfo".

"No pienso en hacer récords, no pienso en hacer nada, pienso en ser feliz en el campo de juego", añadió.

La mirada quedó puesta en los próximos dos partidos del Grupo B. Chile se medirá contra España en Río de Janeiro el miércoles y cinco días después cerrará la primera fase ante Holanda en Sao Paulo.

Por ahora, comparte la cima de la llave con los holandeses, que golearon 5-1 a la campeona vigente España.

Chile enfrentó a España en el pasado Mundial, pero en el tercer partido. Cayeron 2-1 ante los europeos para quedar segundos en el grupo y así acabar enfrentando a Brasil en octavos.

La misma película se puede repetir esta vez, ya que el segundo del B se debe cruzar con el primero del B, donde está la selección anfitriona. Nadie quiere saber de eso.

"Nos deja igual. Nosotros tenemos que ganar el siguiente partido e ir paso a paso", dijo Sánchez sobre el panorama de Chile en su llave.

España llega tocada por su humillante derrota ante Holanda, pero Sampaoli no se fía.

"Los dos equipos que vamos a enfrentar son equipos que tienen una historia superlativa en los mundiales, campeón y subcampeón, así que tenemos que estar mucho mejor que hoy para afrontar este tipo de encuentro", sostuvo el entrenador.

En igual sentido se expresó el arquero Claudio Bravo sobre enfrentar a España: "Es un gran partido con un equipo que viene herido. Nosotros también debemos empezar a pensar ya en ese encuentro, (una) final para ellos y nosotros".