Mundial: Brasil no perdona a Costa

Seguramente Diego Costa jamás pensó jugar un Mundial en su país con otra camiseta que no fuera la de Brasil. Pero eligió hacerlo con España por motivos que sólo él conoce y que nunca ha explicado bien.

Y la afición brasileña hizo saber a Costa que no le perdona.

El recibimiento al artillero el viernes se convirtió en un concierto de abucheos e insultos coreados a grito por los brasileños congregados en Salvador para seguir la paliza por 5-1 que Holanda le endosó a la campeona del mundo.

"Como yo he podido escoger con quién jugar, tienen derecho a hacer lo que quieran", dijo Costa sin querer polemizar al respecto.

Costa no pudo empezar de peor manera su andadura en los una Copa del Mundo. La derrota es la segunda peor de la historia de los mundiales para España tras el 6-1 que encajó contra Brasil en Río de Janeiro, en 1950.

El artillero fue titular tras recuperarse a tiempo de los problemas musculares que le apartaron de la final de la Liga de Campeones en mayo, cuando apenas llevaba nueve minutos sobre la cancha. Costa no marcó, pero participó del juego de España en la primera parte y forzó el penal que transformó Xabi Alonso para adelantar a la Roja.

Cuando Holanda dio la vuelta al marcador y ya vencía por 2-1, fue sustituido por Fernando Torres.

"Sabemos que tenemos que sacar adelante esta situación entre nosotros", explicó. "Tenemos que pensar que esto es otro partido. No ha sido un día bueno. Sabemos que podemos dar mucho más y el equipo en la primera parte demostró que lo puede hacer bien".