Ochoa aprovecha su gran oportunidad

Tras esperar su turno durante casi una década para jugar en un Mundial, el portero Guillermo Ochoa se aseguró el viernes de no arruinar su gran oportunidad con México.

Ochoa estuvo atento en los minutos finales para realizar una gran atajada a un remate de Benjamin Moukandjo, lo que preservó el triunfo de México por 1-0 ante Camerún.

"Sí, fue complicado por las condiciones de la pelota que estaba muy mojada, pero afortunadamente estuve atento en esa última para desviarla", dijo Ochoa a The Associated Press al final del partido.

El arquero de 28 años se había quedado en el banquillo en los Mundiales de Alemania 2006 y Sudáfrica 2010. En el primero era un joven que estaba lejos de considerarse el mejor arquero de México, y hace cuatro años parecía que le llegaba la suya, pero el entrenador Javier Aguirre se decantó por el más experimentado Óscar Pérez, quien fue titular en Corea y Japón 2002.

"Fue una larga espera, se me hizo eterno el momento antes de entrar al partido, de escuchar los himnos. Fue algo muy especial porque no me fue fácil llegar hasta acá, me costó mucho trabajo", agregó Ochoa. "Al final del día puedo decir que todo valió la pena".

Ochoa, uno de los jugadores más populares del equipo mexicano, siempre ha gustado del trabajo duro.

En México militaba con el popular América y eligió dejar la comodidad que representaba ser una estrella en el país para luchar en Europa con el modesto Ajaccio francés.

El año pasado, nació el primer hijo del guardameta, quien entró en una etapa de madurez, evidente en su lucha por la titularidad del equipo mexicano. A pesar de no tener club porque su contrato expiró con el descenso del Ajaccio, el portero se presentó temprano en los entrenamientos del equipo mexicano con el deseo de ganar la titularidad por encima de Jesús Corona.

Apenas el pasado lunes, Ochoa fue designado titular.

"Esto va dedicado por supuesto a la gente que siempre creyó en mí pero sobre todo a mi familia, siempre ha sido lo más importante de mi vida", añadió el portero.

Ochoa sabe que ante Brasil, en el próximo partido mundialista, la exigencia será mayor pero dice estar listo para el reto.

"Ahora toca Brasil, no será sencillo está de local; los respetamos pero ellos también nos respetan", agregó Ochoa. "Tienen delanteros peligrosos pero vamos a estar atentos".

Si Ochoa sigue atento como el viernes, el arco mexicano está bien resguardado.