Seguridad y falta de transporte inquietan en Natal

El departamento de bomberos de Natal, donde México y Camerún se midieron el viernes en la Copa de Mundo, indicó que el estadio presenta varias fallas de seguridad.

No fue el único sobresalto en Natal, ya que una huelga de choferes de autobuses obligó a las autoridades a improvisar con alternativas para encontrar medios alternativos de transportación para los aficionados. También fue un día de fuerte lluvia.

El teniente Christiano Couceiro, de los bomberos, fijo el cibersitio UOL que una inspección el jueves de la Arena das Dunas encontró fallos. No se colocaron barreras protectoras para evitar caídas desde las tribunas y que sectores de la grada temporal no había sido atornillada a la estructura.

Couceiro añadió que una zona con 11 asientos temporales no había sido objeto de una revisión antes del partido que comenzó a la 1 de la tarde, hora de Brasil. Los inspectores se presentaron al estadio a primera hora del viernes, pero que funcionarios de la FIFA les prohibieron ingresar al estadio.

La FIFA no respondió de inmediato a consultas sobre lo planteado por los bomberos de Natal.

"Hasta el jueves, podíamos decir que el 95% del estadio cumplía con las regulaciones. Ignoro si hicieron los correctivos", dijo Couceiro a UOL.

Couceiro añadió que trasladó sus conclusiones al departamento de seguridad del estadio de Río Grande do Norte, a los que les advirtió que "cualquier incidente que ocurra en el estadio será responsabilidad de los organizadores".

The Associated Press procuró declaraciones de Couceiro sin respuesta. Pero un empleado del departamento de bomberos de Natal confirmó los problemas en una conversación teléfonica. El empleado pidió no ser identificado debido a que no estaba autorizado a dar declaraciones a la prensa.

En cuanto a la huelga de transporte que empezó el martes, el gobierno local debió contratar una flotilla de autobuses escolares y otros vehículos para trasladar a los aficionados.