Ya recuperado, Kaymer quiere más en Abierto EEUU

Ahora que ha aprendido cómo volver a ganar, Martin Kaymer quiere más. Otro título importante estaría la mar de bien.

El alemán, de 29 años de edad, convirtió la confianza de su victoria en el Players Championship del mes pasado en una actuación estelar en la primera ronda del Abierto de Estados Unidos.

Con tres birdies en los cinco hoyos finales en Pinehurst, Kaymer tomó una ventaja el jueves de tres golpes con 5 bajo par, en 65.

"Fue una buena ronda de golf. No me lo esperaba. No estoy alterado por ello", dijo. "Un buen comienzo, pero eso es todo. Nada más que eso. Para mí, es sólo un gran comienzo en una de las semanas más importantes del año."

Kaymer se unió a un exclusivo club con su victoria en el Campeonato de la PGA de 2010, pero un cambio de swing poco después de la mayor victoria de su carrera tomó más tiempo a desarrollarse de lo esperado. Pasó por una sequía sin ganar que eventualmente se extendería a 29 torneos durante 18 meses.

Luego vino el rendimiento de Kaymer en el TPC Sawgrass, donde empató el récord del campo con una apertura de 63 para capturar un título que acarrea tanto prestigio como un campeonato importante.

"Necesitaba una victoria", dijo Kaymer. "Lo necesitaba por mi confianza, por todo el trabajo duro que he puesto en el último par de años.

Pinehurst resultó más fácil de lo esperado, con 15 jugadores golpeando sobre los 60, la cantidad más alta desde los 24 en Olympia Fields en 2003.

El circuito debería tornarse mucho más difícil durante el fin de semana, aunque fuertes lluvias golpearon el campo poco después del anochecer, ablandado aún más los greens.

"Hay un largo camino por recorrer," dijo Kevin Na, quien estuvo entre el grupo tres golpes por detrás después de registrar 68. "Al final del torneo, la paridad podría decidir el campeonato".