Abierto de EEUU: Kaymer se lleva la primera ronda

Hubo algo inusual en la primera ronda del Abierto de Estados Unidos.

Muchas puntuaciones en los 60s.

La mejor de todas resultó ser la de Martin Kaymer.

Con su confianza al máximo tras ganar el Players Championship, el alemán logró birdies en tres de los últimos cinco hoyos el jueves para firmar tarjeta de 65 golpes, cinco bajo par, la puntuación más baja en cualquiera de los tres Abiertos jugados en la cancha número dos de Pinehurst.

Kaymer terminó con par en el hoyo 18, logrando un complicado tiro de seis pies para superar la puntuación de 66 golpes lograda por el sueco Peter Hedblom en la segunda ronda del torneo en 2005.

El norirlandés Graeme McDowell --excampeón del Abierto de Estados Unidos_, los estadounidenses Kevin Na y Fran Quinn y el zimbabuense Brendon de Jonge terminaron tres golpes detrás.

Otros diez golfistas, incluyendo a Jordan Spieth, de 20 años, y el italiano Francesco Molinari, abrieron su actuación con 69 en un escenario que fue sometido a una drástica remodelación para recuperar su aspecto rústico, con zonas de vegetación natural.

En esta ronda inicial hubo más jugadores con tarjetas bajo par que en los últimos dos años juntos.

Kaymer ganó un congregado Players el mes pasado, rompiendo una racha de 29 torneos sin victoria que se extendió por más de 18 meses.

"Necesitaba un triunfo", dijo Kaymer. "Ya sea el Players o un torneo regular de la PGA, simplemente lo necesitaba para ganar confianza, por todo el trabajo duro que he dado en el último par de años".

Phil Mickelson también empezó firme en su búsqueda del Grand Slam, atacando el campo con excelentes disparos de hierro para terminar con 70 golpes.

El norirlandés Mc Dowell, que ganó el Abierto de Estados Unidos en Pebble Beach en 2010, lució tan estable como era posible en los cerros arenosos de Carolina del Norte. Se repuso de su único bogey en el cuarto hoyo con un eagle-3 en el quinto, de par cinco. Agregó otro birdie en el hoyo 14 y después enhebró un par tras otro, en el tipo de juego sólido y libre de errores requerido en un campeonato major que en los dos últimos años se ganó con anotaciones sobre par.

"Uno no tiene que tener una actuación sorprendente aquí", dijo McDowell. "Uno sólo debe colocar la pelota correctamente en todo momento".

Na también metió eagle en el quinto hoyo para completar la mejor rueda de su carrera en este torneo. En 2010 y 2011 no se clasificó para las ruedas del fin de semana, y en su última participación hace dos años terminó con nueve sobre par.

"Hubo cierta humedad en los greens y uno fue capaz de retener disparos", indicó Na. "Fui capaz de capitalizar, pero aún falta mucho por recorrer. Obviamente, me encuentro dos bajo par en este momento, pero al final del torneo un par será quien gane el campeonato".

Spieth pegó cuatro birdies para competir por la punta en otro torneo importante. Estaba empatado en el primer puesto antes de la ronda final del Masters y el Players Championship, pero no los ganó. Aunque sólo parece cuestión de tiempo antes de que el talentoso joven de Texas empiece a conseguir triunfos.

Tal vez sea en Pinehurst.

"Me divertí mucho hoy. Uno no suele decir eso en el Abierto de Estados Unidos", dijo Spieth.

Matt Kuchar, que nunca ha ganado un título grande, hizo una primera mitad en tres bajo par con 32 golpes, pero no cerró su vuelta con la misma precisión. Incurrió en bogeys en los hoyos 16 y 17 para terminar con 69.

También con 69 cerraron Brandt Snedeker, Brendon Todd, Henrik Stenson y Hideki Matsuyama.

Rory McIlroy, que ganó en 2011, abrió con 71. El campeón vigente Justin Rose con 72, lo mismo que el español Miguel Angel Jiménez.