R.Unido podrá guardar en secreto juicio terrorismo

La corte británica de apelaciones dictaminó el jueves que una parte importante del juicio penal a dos sospechosos de terrorismo puede realizarse en secreto por motivos de seguridad nacional, pese a denuncias de que podría sentar un precedente peligroso.

Tres jueces señalaron que el caso es "excepcional" y que la parte más significativa del juicio debería hacerse sin público presente en la sala. Según esa decisión, unos pocos periodistas podrán asistir a la mayoría de las sesiones, pero no informar de ellas mientras se producen.

La fiscalía pidió el juicio secreto por motivos de seguridad, señalando que tendrían que abandonar el caso si no podía celebrarse en privado y sin identificar públicamente a los acusados. Los jueces expresaron su "grave preocupación" por tomar ambas medidas a la vez, y ordenaron la publicación de los nombres de los sospechosos.

Aunque en el pasado se han celebrado parte de otros juicios sin público o prensa en la sala, abogados consultados señalaron que la petición de un juicio penal totalmente secreto no tiene precedentes en un tribunal inglés.

Esa petición ha sido criticada por medios de comunicación, que consideraron la decisión del jueves una victoria parcial. La decisión es definitiva, y está previsto que el juicio comience el lunes.

Los acusados, a los que antes se conocía como AB y CD, han sido identificados como Erol Incedal y Munir Rarmul-Buhadjar. A Incedal se le acusa de preparar un acto de terrorismo, y a Rarmul-Buhadjar de otros delitos terroristas. Los detalles de sus supuestos delitos no se han hecho públicos.

Los jueces se mostraron de acuerdo en que existe un riesgo de que "la administración de justicia se viera frustrada si el juicio se celebrase en un tribunal abierto".

El juez Peter Gross dijo que la justicia abierta es "un principio fundamental de nuestro derecho consuetudinario", pero que en algunas circunstancias está justificado ese alejamiento de la justicia abierta.

Las excepciones deben ser "necesarias y proporcionadas", señaló.

Los magistrados indicaron que el "grueso" del juicio debería ser privado, pero que algunas secciones se celebrarán en público, incluyendo la ceremonia de toma de posesión del jurado, la lectura de los cargos y los veredictos.