Corte Suprema discutirá caso de deuda argentina

La Corte Suprema de Estados Unidos se reunirá en privado el jueves para determinar cómo responder a la apelación argentina por la decisión de un tribunal inferior que ordenó al país sudamericano pagar más de 1.300 millones de dólares en bonos impagados.

Tribunales federales inferiores de Estados Unidos han ordenado a Argentina pagar esa cantidad, más intereses, a fondos de cobertura que compraron parte de la deuda impagada cuando la economía argentina se desplomó en 2001 y 2002 y acudieron a los tribunales en busca del pago completo. Los tenedores de 92% de la deuda acordaron hace tiempo aceptar bonos de menor valor a cambio de pagos regulares.

No se prevé que los magistrados emitan una opinión hasta la próxima semana. El tribunal pudiera pedir información al gobierno federal o enviar el caso de vuelta a la corte federal de apelaciones de Nueva York en busca de más información sobre cómo interpretar leyes estatales estadounidenses. Aunque es muy poco probable, el tribunal también pudiera tomar el caso o declinar escucharlo.

Argentina ha advertido que si la obligan a pagar esa deuda tendría que caer en una nueva mora. Pero algunos analistas disputan ese argumento y dicen que Argentina puede hacer frente a los pagos a pesar de sus problemas económicos.

"Yo creo que Argentina puede mantener su solvencia si la Corte Suprema favorece a los acreedores y tiene que pagar. Desde el punto de vista macroeconómico, la capacidad de pago existe", dijo Alberto Ramos, analista especializado en Argentina de Goldman Sachs.

"Si las autoridades (argentinas) pudieran solucionar el asunto de los acreedores que quedan, se beneficiaría de un mayor acceso a recursos financieros más convencionales y estables tanto en el país como en el extranjero", agregó Ramos. "Esto y un poco de consolidación fiscal, lo que también beneficiaría tremendamente a la economía, probablemente colocaría a Argentina en posición de cumplir las reclamaciones de los acreedores sin caer necesariamente en otra crisis".

Restaurar el orgullo y la soberanía argentina después del colapso económico ha sido la meta principal de la presidenta Cristina Fernández y su fallecido esposo y predecesor en el cargo, Néstor Kirchner. La pareja presidencial renegoció o pagó la mayor parte de la deuda morosa, nacionalizó el sistema de pensiones y retomó el control de la aerolínea y la petrolera nacional.

También han mantenido bajos los precios de la energía mediante subsidios y echado mano a las arcas del Estado para redirigir ingresos hacia los pobres mediante donaciones.

Durante varios años, Argentina disfrutó de un crecimiento anual del 7%, alimentado por los altos precios de las exportaciones de soya y otros bienes básicos agrícolas. Pero ahora Argentina sufre de una escasez de dólares, uno de los niveles de inflación más elevados del mundo y la incapacidad de acceder a los mercados mundiales de crédito porque la mora de su deuda no está resuelta.

___

El reportero de la AP Michael Warren reportó desde Buenos Aires y Luis Andrés Henao desde Santiago de Chile.