Lesiones golpean a Costa Rica en Mundial

Golpeado anímicamente por una nueva lesión previa a Mundial, la selección de Costa Rica intentará que la unión del equipo sea un arma para enfrentar la dura prueba de Brasil 2014.

El zaguero Heiner Mora se unió el martes pasado a la lista de cuatro jugadores ticos que se quedaron fuera de la Copa del Mundo en la etapa final. La de Mora, quien se lesionó el tendón de Aquiles derecho, pegó más fuerte porque se dio a sólo cinco días del debut mundialista ante Uruguay.

"Han sido varios golpes ya, lo de Bryan (Oviedo), (Álvaro) Saborío y (Rodney) Wallace... ahora lo de Heiner, es muy duro", dijo el miércoles el volante Yeltsin Tejeda en una rueda de prensa posterior al entrenamiento. "Estoy seguro que esas lesiones el país las sufre y las siente, pero no podemos agachar la cabeza".

Mora se lesionó tras la primera práctica del equipo en Santos, ciudad localizada a unos 70 kilómetros al sureste de Sao Paulo. Tras la práctica se sintió mal, le hicieron una resonancia magnética que mostró la micro-rotura.

"Desde ayer que nos dimos cuenta, fuimos a su cuarto y le dimos un gran abrazo porque estaba bastante mal", relató el capitán Bryan Ruiz. "Pero todo esto nos une, somos más que un grupo, somos como hermanos, nos duele mucho que le haya pasado esto".

Saborío, líder anotador histórico de la selección, se lesionó un pie a finales de mayo pasado y quedó fuera del Mundial. Oviedo, quien milita con el Everton inglés, se fracturó la pierna izquierda a principios del año y Wallace no se repuso de una lesión en la rodilla izquierda.

"Ya son varias situaciones así que nos han pegado, pero que nos han hecho fuertes. Creo que la de Heiner pega mucho porque estaba a tres días", agregó Ruiz. "Creo que todo esto debemos usarlo como motivación para, en familia, lograr unirnos y trascender en el Mundial".

Saborío estará en el Mundial apoyando como aficionado y Tejeda y Ruiz dijeron que el equipo le pidió a Mora que haga lo mismo, pero aún no hay nada decidido.

"No podemos esconder que fue un golpe duro porque se acaba de golpe la ilusión de un muchacho", señaló el asistente técnico Luis Marín. "Es indudable que ha pegado en el ánimo, pero estos golpes nos ayudarán a ser más fuertes. Al final nos va a fortalecer porque los muchachos van a jugar por sus compañeros lesionados".

Después de enfrentar a Uruguay el sábado en Fortaleza, Costa Rica se mide con Italia el 20 de junio y cierra su primera ronda con Inglaterra, cuatro días más tarde.