América Latina domina aficiones en Brasil

El largo paseo que bordea la playa de Copacabana empezaba a transformarse el martes en un hervidero de aficiones, con los latinoamericanos dominando claramente a europeos, africanos y asiáticos. La cercanía manda.

La organización daba los últimos retoques a la estructura que sostiene la gran pantalla del "Fanfest" de Copacabana, en Río de Janeiro, para seguir el torneo. Alguna pequeña protesta recordaba el descontento de un sector población con los gastos del Mundial. Mientras argentinos, chilenos y mexicanos pisaban poco a poco la arena y se sumaban a algún partido improvisado.

"Esperamos que Chile salga campeón y vivir una experiencia inolvidable. Es una vez en la vida", dijo Rodrigo Neyra, un chileno de 29 años. "Se trata de disfrutar, conocer gente".

La elección de 12 sedes ha dispersado mucho a las aficiones, que tratan de ubicarse lo más cerca posible de sus selecciones. En Río de Janeiro, que albergará partidos de primera fase como el Argentina-Bosnia y España-Chile, el ambiente tampoco era abrumador. Pero el fútbol domina ya casi todas las conversaciones en los bares, con los taxistas y en los comercios.

La mexicana Cielo Fuentes no se pierde un Mundial desde México 1986 y cree que el torneo todavía está calentando motores.

"Todavía no vimos mucha gente, pero sí hicimos turismo para matar el tiempo y había muchos mexicanos en el Pan de Azúcar y el Cristo Redentor", comentó. "La gente está muy dispersa y todavía como que nos estamos integrando en el ambiente", añadió Richard Vargas, un colombiano de 32 años.

Muchos aprovechan la estancia en Río para fotografiarse en el mítico Maracaná, otro de los puntos de peregrinaje obligado.

"Es la primera vez que vamos al Mundial y esperamos que responda a las expectativas", explicó Yesid Rodríguez, un colombiano que estaba en Brasil con toda su familia. "Queremos aprovechar la oportunidad".

Una de las banderas que más llamaba la atención de los brasileños era la de los seguidores costarricenses, convencidos del buen papel de su combinado pese haber quedado encuadrado en el Grupo de la Muerte con Inglaterra, Italia y Uruguay.

"Todavía hay poco ambiente, pero vamos preparando", dijo Alan Navarro, de 33 años. "Venimos a dar la sorpresa en este Mundial, porque nos están menospreciando mucho".