Cámara votará gastos de transporte y vivienda

La Cámara de Representantes, controlada por los republicanos, está muy cerca de aprobar un enorme proyecto de gastos que contempla grandes cantidades dinero para programas de transporte y vivienda, a pesar de las protestas demócratas de que el presupuesto de 105.000 millones de dólares no asigna suficiente a proyectos de transporte público, el ferrocarril Amtrak y subsidio de alquiler para los pobres.

La votación en la Cámara, que se espera para el martes ya tarde, ocurre horas después que la Comisión de Asignaciones del Senado, controlado por los demócratas, reveló un plan de gastos de 158.000 millones de dólares que financia a los departamentos de Trabajo, Salud y Servicios Humanos y Educación.

La medida del Senado aumenta en más del doble, a 1.900 millones de dólares, el dinero asignado a hacer frente a la ola de niños inmigrantes solos que huyen de la violencia y las drogas en Guatemala y El Salvador. También añade dinero para investigaciones médicas, el programa educativo Head Start y cuidados infantiles, así como revisiones de reclamaciones de discapacidad ante el Seguro Social.

Una subcomisión del Senado aprobó la medida a viva voz, aunque los republicanos se opusieron porque financia la implementación de la nueva ley de servicios médicos.

Y el martes por la mañana paneles de la Cámara aprobaron de manera bipartidista la ley de gastos del Pentágono, de 570.000 millones de dólares, y una medida de 34.000 millones que financia al Departamento de Energía, proyectos hidráulicos y el programa de armas nucleares del Pentágono.

La fuerte actividad de asignaciones es sobre una porción de 1.1 billones de dólares del presupuesto federal que se financia anualmente mediante 12 planes de financiamiento. Esos llamados planes de gastos discrecionales se congelarían a su nivel actual, pero de hecho enfrentan reducciones en momentos que los legisladores tienen que hacer frente a los costos de cuidar a los niños inmigrantes que cruzan solos la frontera, el combate de incendios forestales en la región occidental del país y los servicios médicos a los veteranos de guerra.