Suárez se entrena al margen y es duda en Uruguay

Si fuese por el técnico de la selección uruguaya, Luis Suárez jugaría en el debut de la Celeste en la Copa del Mundo. La realidad es otra, y el artillero sigue en duda a cuatro días del partido contra Costa Rica.

Suárez, operado el 22 de mayo de los meniscos de la rodilla izquierda, se entrenó ligero y al margen de sus compañeros el martes en la primera práctica de la selección de Uruguay en su concentración en Brasil.

"Si por mí fuera, jugaba mañana, pero primero está la persona", comentó después del entrenamiento el timonel Oscar Tabárez. "Mientras la realidad no nos diga que está para ese nivel de competencia, no va a jugar".

Suárez hizo el martes algunos piques cortos y remates al arco desde corta distancia, siempre con la pierna derecha y bajo la supervisión de tres miembros del cuerpo técnico de la Celeste.

Luego, mientras sus compañeros disputaban un partido de entrenamiento entre los mismos integrantes de la selección, el ariete trotó solo a un costado de la cancha. Suárez no usaba vendas ni protecciones especiales en la rodilla operada, ni dio muestras de molestias al moverse.

"No podría decir en este momento cuándo vamos a poder contar con él en condiciones de disputar un partido de campeonato del mundo", señaló Tabárez. "No sé si lo tendremos en el primer partido, el segundo o el tercero".

Uruguay debuta en el Mundial el sábado ante Costa Rica en Fortaleza, pero por ahora nada hace pensar que el goleador de la liga Premier esté en condiciones para disputar ese encuentro por el Grupo D, uno de los más complicados del torneo. Italia e Inglaterra completan el sector.

"Hasta ahora ha respondido perfectamente", agregó el timonel sobre su gran estrella. "Físicamente está en perfectas condiciones, aumentamos el nivel de exigencia cada día y él responde bien, y su ánimo es inmejorable".

"No se descarta su presencia en el Mundial, sólo queremos aumentar las exigencias día a día y ver cómo responde", señaló. "Yendo paso a paso nos acercamos al sueño que tenemos de que pueda incorporarse al equipo".

El entrenamiento de Uruguay en la Arena Do Jacaré de Sete Lagoas, a las afueras de Belo Horizonte, fue presenciado por varios cientos de personas, muchas vestidas con la camiseta amarilla de la selección brasileña.