Inundaciones en Paraguay, Brasil y Argentina

Los amplios terrenos de los cuarteles militares paraguayo fueron habilitados para que miles de personas levantaran precarios campamento debido a que sus viviendas fueron inundadas por el desbordamiento del río Paraguay, y en el lado argentino el martes se cerró preventivamente el acceso a las Cataratas del Iguazú.

Funcionarios paraguayos indicaron que unas 100.000 personas están abandonando sus casas momentáneamente a lo largo del río Paraguay, que nace en un pantanal ubicado en el sur de Brasil.

"Debemos darle a los compatriotas el espacio necesario para que puedan tener un refugio hasta tanto el río Paraguay baje su nivel", dijo el martes el ministro de Defensa Bernardino Soto en conferencia de prensa.

El ministro acompañó al presidente Horacio Cartes en una visita rápida para cerciorarse de las acciones de asistencia a los damnificados provenientes de las zonas bajas.

"Todos los cuarteles militares están habilitados para recibir a personas que por ahora perdieron su vivienda", afirmó Soto.

El nivel del río Paraguay en Asunción llegó a 5,96 metros y se teme que en las próximas dos semanas alcance a los 6,40 metros.

La crecida cíclica del río Paraná, por otra parte, anegó barrios pobres de la orilla paraguaya obligando a unas 3.000 mil personas a buscar lugares altos en la zona de Ciudad del Este, a 340 kilómetros de la capital paraguaya.

En la otra ribera, la de Foz de Yguazú en el estado brasileño Paraná, una cantidad similar de damnificados atraviesa la misma situación.

Un comunicado de la oficina paraguaya de relaciones públicas de la hidroeléctrica Itaipú, sobre el río Paraná, informó que la altura del río llegó el martes a 124,9 metros sobre el nivel del mar.

El ingreso a las cataratas formadas muy cerca de la desembocadura del rio Yguazú en el Paraná, en territorio brasileño y argentino, fue restringido en algunas áreas para los turistas.

En Buenos Aires se informó que los paseos turísticos de acceso a las célebres Cataratas del Iguazú, situadas en la provincia argentina de Misiones, fueron clausurados temporalmente debido a la crecida del río Iguazú.

Las autoridades decidieron cerrar el lunes el acceso al mirador de la Garganta del Diablo en las cataratas y el resto de los paseos turísticos "porque la fuerza del agua se está llevando las barandas de las pasarelas en varios tramos", informó Alcides Cappra, jefe de relaciones públicas de la empresa concesionaria del Parque Nacional Iguazú, situado en Misiones, al noreste de Argentina y fronterizo con Brasil.

La Garganta del Diablo es un conjunto de cascadas de 80 metros de altura que confluyen en una angosta garganta que concentra el mayor caudal de las cataratas del Iguazú. Por la crecida del río las cataratas están desbordadas y el caudal de agua aumentó 30 veces por encima de lo normal.

En tanto, la crecida del río Paraná provocó en Misiones el cierre de los puentes de la ruta nacional 12 sobre los arroyos Piray Miní y Paranaí, informaron las autoridades.

--

La periodista Almudena Calatrava desde Buenos Aires contribuyó a esta información.