En juicio a Manning: una década del Pentágono

Algunos de los asuntos que provocaron mayor amargura al Pentágono durante la década pasada desfilaron durante la corte marcial del soldado estadounidense Bradley Manning.

En el fondo, el juicio trata sobre un soldado joven que organizó una confabulación para filtrar el mayor número de documentos secretos en la historia de Estados Unidos, pero también expuso algunos de los procesos más confusos en el Departamento de Defensa mientras maniobraba para atravesar por el período de guerra más prolongado en la historia nacional. Entre ellos se incluyeron el conflicto interno del Pentágono sobre los gays en las filas militares, la conveniencia de las campañas contrainsurgentes en Irak y Afganistán, que con frecuencia frustraron incluso a los comandantes de más alto grado, y los problemas para contar con efectivos suficientes para combatir ambas guerras al mismo tiempo.

"Uno tiene varios asuntos --de gran envergadura-- y es inusual que todos ellos tengan que ver con un solo caso", comentó el fiscal militar retirado Victor M. Hansen.

"No puedo pensar en otro caso que se le asemeje", agregó Hansen, quien ahora enseña en la Escuela de Derecho de Nueva Inglaterra, en Boston. "Vale la pena contemplarlo y pensar al respecto".

Se tiene previsto que el juicio ante la jueza militar, la coronel Denise Lind, continúe el viernes en la base Fort Meade del Ejército, en las afueras de Baltimore. Se prevé que Lind comenzará sus deliberaciones en los dos próximos días sobre la pena de cárcel que le aplicará al ex analista de inteligencia que fue hallado culpable de cargos de espionaje, fraude por computadora y robo de los documentos que filtró al grupo Wikileaks, contrario a los secretos de estado, mientras cumplía servicio en Irak en el 2010.

Al margen de las filtraciones, aquí se exponen los principales asuntos concatenados en el entramado del caso:

NO HABIA SUFICIENTE TROPA

Un testigo, el sargento retirado Paul Adkins, dio reiterados testimonios en la corte marcial de que no recuerda ningún aspecto importante del juicio, por haber perdido la memoria a raíz de una lesión cerebral en Irak en el 2004, a donde fue enviado nuevamente en el 2006, 2007 y en el 2009, porque sus comandantes indicaron que estaba apto para el servicio.

Adkins afirmó que los comandantes habían decidido enviar al inestable Manning a Irak porque creían que tenían suficiente ayuda para mantenerlo funcional en la zona de guerra y porque necesitaban analistas de inteligencia ahí. Adkins fue dado de baja finalmente por no informarle a sus superiores su preocupación de que Manning tenía graves problemas mentales.

Mantener el aparato de guerra activo con circulación de tropas requería de esfuerzos extraordinarios en el Pentágono.

La defensa ha alegado que nunca se debió enviar a Manning a Irak.

LEY SOBRE LOS GAYS EN LAS FUERZAS MILITARES

El Pentágono tuvo dificultades para dejar de aplicar la ley aprobada desde 1993 que prohibía a los gays en servicio revelar su identidad sexual en las fuerzas militares y finalmente comenzó a revertir la ley en el 2011, un año después del arresto de Manning.

Manning es un homosexual que fue diagnosticado con un desorden de identidad de género, y su caos emotivo sobre el asunto durante los años en que la ley estaba vigente ha sido un elemento en su defensa.

CAMPAÑAS CONTRA LA INSURGENCIA

Manning estaba trastornado por lo que vio en la guerra, inclusive por los civiles que murieron y las tácticas que se usaron que al final hicieron que las poblaciones locales de Irak y Afganistán se volvieran en contra de las tropas de Estados Unidos y de otros países. Esos son problemas que frustraban a otras tropas en servicio, hasta los más altos mandos del frente de guerra.

Manning dijo que esperaba que al exponer cómo Estados Unidos peleaba en Irak y en Afganistán podía generar un debate y reformar su estrategia contra la insurgencia, que creó un campo de batalla en cada esquina y en cualquier aldea y vecindario. Y tal como el mismo Manning dijo, a menudo provocaba resentimiento y falta de cooperación entre las poblaciones de ambas naciones.