Redada en sur de China desata enfrentamientos

Una redada llevada a cabo por la policía en pequeños baños públicos y otros negocios asociados con prostitución desató una ola de disturbios que duraron varias horas en la ciudad de Guangzhou, al sur de China, informó el lunes la policía.

Los disturbios del domingo ocurrieron en el distrito de Sanyuanli por parte de personas que se resistieron a las inspecciones dijo la policía de Guangzhou en su microblog. Señaló que una multitud se reunió y bloqueó caminos, pero el envío de más policías a la escena consiguió que el orden se restableciera hacia las 8 de la noche.

No se informó si hubo lesionados o detenidos aunque fotografías publicadas en sitios populares de redes sociales mostraron varios vehículos policiales volcados o ya sobre sus cuatro ruedas después de haber sido volcados. Cientos de personas, en su mayoría jóvenes, se veían recorriendo las calles del suburbio industrial en las afueras de una de las ciudades más prósperas de China, en la que hay gran población de trabajadores inmigrantes.

Las llamadas a la sede de la policía de Guangzhou y a la oficina del vocero no fueron respondidas.

La declaración de la policía señaló que los policías registraron lo que se conoce como "cinco pequeñas instalaciones" en la que hay pequeños baños, cibercafés, hoteles, bares de Karaoke y salones de belleza. Esos sitios en su mayoría son dirigidos y frecuentados por inmigrantes, quienes gozan de menor protección legal y social que los naturales de China.

Cada año ocurren en China miles de los así llamados "incidentes masivos", a menudo desatados por ira contra las autoridades. La inequidad en los ingresos y el sistema legal son considerados débiles y caprichosos. El sociólogo Sun Liping calcula que cada año se presentan unos 180.000, entre marchas organizadas y protestas espontáneas, con causas diversas que van de la violencia desatada por la molestia ante las condiciones de trabajo, corrupción, contaminación ambiental y agitación étnica.