Brady regresa a prácticas tras esguince en rodilla

Tom Brady luce bien. Sus aficionados y compañeros de equipo se sienten aliviados.

El jugador crucial en el éxito de los Patriots de Nueva Inglaterra participó a fondo en la práctica del jueves. Trotó con otros jugadores al principio. Se replegó normalmente para realizar sus pases. Y no cojeó.

La situación alarmante del miércoles --Brady tuvo que dejar la sesión de entrenamiento con lo que pareció una lesión de la rodilla izquierda-- fue sólo un susto.

"Estoy bien", fue todo lo que dijo el quarterback a los periodistas mientras salía del terreno de prácticas el jueves después de retirarse el aparato ortopédico negro que utilizó durante la sesión. "Todos pueden irse a casa".

Luego, después de firmar algunos autógrafos y posar para fotografías, el astro regresó al Gillette Stadium, donde podría jugar o no en el partido de exhibición del viernes por la noche contra los Buccaneers de Tampa Bay.

El entrenador en jefe de los Patriots, Bill Belichick, no habló con los reporteros después del tercer y último día de prácticas conjuntas con los Buccaneers.

Brady se torció la rodilla izquierda durante la práctica del miércoles tras recibir un golpe del tackle izquierdo Nate Solder, quien fue empujado por el defensive end Adrian Clayborn, de Tampa Bay. Brady cayó y permaneció en el suelo brevemente, para después participar en unas cuantas jugadas antes de abandonar la cancha por su propio pie.

Una persona con conocimiento de la situación dijo que el quarterback tenía un esguince en la rodilla izquierda y que un examen de resonancia magnética no mostró lesión alguna. La persona pidió no ser identificada debido a que los Patriots no realizaron un anuncio respecto a la salud de Brady.

Pero los jugadores se enteraron rápidamente que el dos veces Jugador Más Valioso de la NFL está bien.

"Justo después de la práctica, de hecho. Recibimos las noticias (de que estaba bien) bastante rápido", dijo el running back Stevan Ridley. "Fue un momento alarmante, pero en realidad, con Tom, sé que es un competidor y que va a realizar lo que sea para salir de eso. Estoy contento de que lo sacaron (de la cancha), lo revisaron y se aseguraron que estaba bien. Así... mi corazón está en paz al saber que está bien y que nada grave está ocurriendo".

Brady se desgarró el ligamento anterior cruzado de la rodilla izquierda en el juego inaugural de la temporada de 2008 y se perdió el resto de esa campaña, pero desde entonces ha participado en todos los partidos del equipo.

"Ése es nuestro líder", dijo Ridley. "Nosotros recorremos con Tom Brady todo el camino y en cualquier momento que uno ve que alguien cae de esa manera, como que todo se detiene frente a uno. Pero, para nosotros, simplemente tenemos que avanzar y esperar lo mejor, y eso es lo que hicimos y supimos más tarde ese día en las reuniones del equipo que él estaba bien y esas eran todas las noticias que necesitábamos saber, que nuestro quarterback iba a estar con nosotros".

Por algún momento, al no fluir información, los aficionados se preguntaban si Brady había sufrido una lesión grave. Muchos de ellos expresaron sus preocupaciones en Twitter.

"Pienso que había muchos aficionados en casa jalándose el cabello", comentó el safety Devin McCourty.