Un retorno a Pinehurst, con un paisaje diferente

Retornar al resort de golf Pinehurst No. 2 siempre prometió algo diferente, pero nadie esperaba algo tan extremo.

Hace cinco años, cuando la USGA anunció su plan radical de situar las versiones masculina y femenina del US Open en el mismo campo en semanas consecutivas, nadie habría imaginado que el único jugador de apellido Woods compitiendo en Pinehurst No. 2 será Cheyenne, no Tiger.

Cheyenne Woods se clasificó para su primer Abierto Femenino el mismo día que su tío, Tiger Woods, se retiró para recuperarse de una cirugía de espalda.

Phil Mickelson tiene una conexión emocional con Pinehurst No. 2, el primero de su récord de seis segundos puestos en el US Open.

Mickelson ha estado buscando esto desde que ganó el Abierto Británico el verano pasado, pero en la última semana la gente ha estado más atenta a las acciones en Clorox que su búsqueda del Grand Slam: Mickelson ha sido relacionado con una investigación de uso ilegal de información privilegiada en inversiones en Clorox. Tuvo una visita sorpresa del FBI después de que abandonó el campo de golf en Ohio.

"Sólo estoy tratando de ganar un Abierto de Estados Unidos", dijo Mickelson. "En este momento estoy tratando de mejorar mi juego para culminar con un Grand Slam, y tengo entre siete y 10 días para dejar mi juego realmente fuerte y listo. Eso es todo en lo que me puedo preocupar por ahora".

¿Y qué hay del propio campo de golf? No guarda semejanza con la obra maestra diseñada por Donald Ross.

Poco después de que Pinehurst No. 2 fuese galardonado con su tercer Abierto de Estados Unidos en 15 años --el mayor número para cualquier campo de golf en más de un siglo-- la USGA firmó un proyecto para restaurar el campo a su aspecto natural, con zonas de arena y arbustos, así como vegetación natural donde una vez hubo terreno áspero.

¿Un US Open sin terreno áspero? Eso suena tan extraño como un British Open sin bunkers profundos. El proyecto requirió el retiro de más de 35 acres (14 hectáreas) de césped y sólo se mantienen 450 de las 1.150 cabezas de aspersores.